La prensa debe ser imparcial


Recuerdo cuando era niño que mi padre me mandaba a comprar el periódico portugués O Século al quiosco de Ferrín en la Porta Faxeira de Santiago, pues leíamos este diario luso porque los periódicos españoles no hacían más que magnificar las victorias del eje Alemania-Italia en la guerra y menoscabar y considerar pírricas las logradas por los aliados. Claro, esto sucedía al principio de la guerra, pero cuando la victoria aliada se daba por hecha, entonces se tornaban los papeles y todo eran encomios para los aliados.Hoy, y lo digo porque soy un lector asiduo de la prensa y un fiel oyente de las ondas, no es que los periódicos se comporten como aquellos de la dictadura, pero algo, algo parecido sí que tienen. Hago esta objeción al observar cómo en los artículos publicados en cuatro de los cinco diarios que se editan en Madrid no encuentro el primero que hable bien del Gobierno. Algunos, incluso, dados los epítetos con los que emborronan el papel, son de «juzgado de guardia».

¿Que debemos criticar al Gobierno cuando lo hace mal? No faltaba más. Pero la crítica no se debe apoyar en la mentira y esto es lo que vengo observando de un tiempo a esta parte. Al poder hay que criticarlo con argumentos veraces y no como se viene haciendo frecuentemente a base de fake news. Me vino todo esto a la memoria porque observo que cuando un partido que es de la cuerda de ciertos periódicos comete un pequeño error, se magnifica; y cuando el que protegen hace una falta grave, se minimiza. Con las noticias pasa lo mismo. Que Pablo Iglesias compra un chalé por 600.000 euros en Galapagar, venga a darle caña; que Santiago Abascal, que nunca dio un palo al agua, se compra un chalé por un millón de euros, eso ni se menciona. ¿Non é verdade? Gabriel Pérez Suárez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La prensa debe ser imparcial