La USC y la UDC se vuelcan en la investigación contra el coronavirus

Susana Luaña Louzao
susana luaña REDACCIÓN / LA VOZ

CARBALLO

SANTI ALVITE

Las universidades gallegas impulsaron más de 150 trabajos sobre el covid

18 ago 2020 . Actualizado a las 00:03 h.

Cuando la población fue confinada y tomó conciencia de la gravedad del virus procedente de la ciudad china de Wuhan, llamó la atención el meticuloso trabajo realizado por un grupo de expertos gallegos y lusos, liderado por el catedrático de Análisis Matemático de la USC, Juan José Nieto, que fueron capaces de predecir, con un modelo matemático, la propagación del virus. El tiempo demostró que dieron en el clavo, no solo cuando fijaron en el mes de abril el pico de los contagios, sino también en la progresión descendente de la curva. Fue la primera evidencia de que las universidades se habían puesto a trabajar -como hacen habitualmente, aunque a menudo no trascienda- en beneficio de la sociedad, pero no fue la única, ni mucho menos.

En los meses de la pandemia, las universidades gallegas pusieron en marcha más de 150 propuestas de investigación en la procura de soluciones contra el coronavirus, y la mayoría de ellas seguirán desarrollándose en el curso 2020-21. El mes pasado, la Real Academia Galega de Ciencias premió veinte de esos proyectos -nueve de la USC, siete de UVigo y tres de la UDC-. Muchos desconocen que más de la mitad del tiempo que los profesores universitarios dedican a su trabajo no se invierte en docencia, sino en investigación. Entre los meses de enero y julio, dichos investigadores tuvieron que compaginar las dificultades de transformar la docencia presencial en docencia on line con los retos de la pandemia.

Las universidades, las facultades, los centros de investigación y los departamentos universitarios se volcaron ante un desafío que amenaza el modo de vida de la sociedad en las que la comunidad científica se desarrolla. Por tratarse de una amenaza sanitaria, lógicamente las áreas de la salud son las más involucradas. Pero no solo: la estadística, la computación, la geografía, la tecnología, la psicología, la educación... no hubo campo de investigación que permaneciese ajeno a las amenazas del covid-19.