Cinco rincones únicos de la Costa da Morte, como nunca los había visto

GUÍAS DE VERANO | Así se ven desde el aire Vimianzo, O Allo, Brandomil, Punta Nariga y Moraime

Castillo de Vimianzo
Castillo de Vimianzo

carballo / la voz

Perspectivas nunca vistas, o en todo caso difíciles de observar para el ojo humano en el día a día. Para darse cuenta de lo pequeño que es el observador, y para acallar la tentación que este pueda tener de considerarse centro absoluto, bastaría con acercarse al inmenso mar de la Costa da Morte. El Atlántico escucha y relativiza. La vista de pájaro, el plano cenital, ayudan mucho, también, a encuadrar contextos, a situar ubicaciones. Así, como figura en estas fotografías, se ven desde el aire el castillo de Vimianzo, el puente de Brandomil (Zas), el faro de Punta Nariga (Malpica), el monasterio de Moraime (Muxía) o las Torres do Allo (Zas). Las imágenes de Ana García permiten acercarse a estos cinco bienes patrimoniales de la comarca con una perspectiva imposible a pie de tierra

Dominando el fértil y verde valle de Soneira, la fortaleza vimiancesa, sede desde hace años de una completa muestra de artesanía en vivo, enriquecida con visitas guiadas y teatralizadas, tiene el casco urbano municipal a sus pies. Situado a la entrada de la localidad, sentido Fisterra, es un ejemplo de buena conservación, y su historia descansa en parte en la fuerza irmandiña.

Torres do Allo (Zas)
Torres do Allo (Zas)

Las Torres de Martelo no quedan muy lejos de las de O Allo, en Zas, un pazo enclavado asimismo en un pulmón verde y que, también con visitas guiadas y teatralizadas, acoge desde hace unos días una muestra sobre el Brandomil romano. Quien visite precisamente este parroquia no debería dejar de cruzar su icónico puente, sobre el lecho de Xallas, para escuchar murmullos de otras épocas y hasta de pasos de peregrinos.

Puente de Brandomil (Zas)
Puente de Brandomil (Zas)
San Xián de Moraime (Muxía)
San Xián de Moraime (Muxía)

San Xián de Moraime, en Muxía, ha sido denominado en distintas ocasiones como la pequeña catedral de la Costa da Morte, toda una joya del románico que cualquier visitante al municipio debería observar, como lo hará con el santuario de A Barca. El paso de los siglos ha dejado en este monasterio un poso profundo. En su interior, frescos góticos con los pecados capitales. Mucho más reciente, sin duda, es el faro de Punta Nariga, el más moderno de la Costa da Morte. Adentrándose en forma de barco en las bravas aguas, con Atlante a modo de mascarón, bien podría ser el final de un viaje por el tiempo sin salir de la Costa da Morte.

Punta Nariga (Malpica)
Punta Nariga (Malpica)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Cinco rincones únicos de la Costa da Morte, como nunca los había visto