Vegetación y vándalos acaban con algunas áreas de recreo de la Costa da Morte

La falta de mantenimiento las vuelve totalmente inservibles


Carballo / La Voz

La mano de los vándalos, y también el descuido y la falta de mantenimiento, han hecho que algunas áreas recreativas de la Costa da Morte presenten un estado verdaderamente lamentable, dejándolas inservibles para su único propósito: el disfrute por parte de los vecinos.

Hace apenas dos semanas desde Buño pedían al Concello que metiese mano en el área de As Costiñas, muy próxima a la iglesia. Contabilizaban una mesa rota, maleza por todas partes y unas escaleras bastante peligrosas debido al mal estado en el que se encontraban. Pero eso no era todo: todavía había restos de vasos y botellas desde la última Mikaela, celebrada el 29 de febrero.

No es la única instalación de este tipo utilizada como cuartel general del botellón. En Pedra Vixía, Zas, los aseos han perdido tantas piezas que ya simplemente es un cuarto vacío. Vacío en cuanto a mobiliario, porque el suelo está salpicado de basura y restos de la porcelana de los urinarios. Ayer incluso había un envase vacío de cerveza y los restos de una pizza a medio terminar. Admirable el apetito de quien pueda sentarse a comer en semejante escenario...

En otros lugares la madera no resiste ni al tiempo ni a las malas intenciones de los gamberros. Son los bancos y las mesas los que más sufren las consecuencias, como los del merendero del monte de A Insua (Laxe), una zona muy asociada en los últimos tiempos a los botellones que llevan a cabo jóvenes de la localidad y de la comarca, incluso en plena fase de desescalada. Desde el ejecutivo local denunciaban estos días «actos vandálicos e incívicos» en la zona y pedían respeto para el patrimonio público. «Levamos feito moitos esforzos por converter este lugar nun verdadeiro xardín», indicaban, «pero estase convertendo no lugar ideal para que vándalos e incívicos sen o máis mínimo respecto [...] dean rolda libre aos seus máis noxentos instintos», condenaba el gobierno local a través de sus perfiles sociales.

A Rocheira, en Coristanco; el refugio de pescadores de Bértoa, en Carballo; o el mirador del Monte Facho en Lourido, Muxía, son solo algunos ejemplos. La vía que da acceso a este último, por cierto, presenta un socavón que ocupa casi toda la carretera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Vegetación y vándalos acaban con algunas áreas de recreo de la Costa da Morte