«Se Raquel chega a saber que unha aula leva o seu nome, enfadaríase, non lle gustaba o protagonismo»

La alcaldesa de Camariñas justifica el reconocimiento «a unha gran persoa» como era Raquel Moreira, técnica del Museo do Encaixe


Carballo / La Voz

Hay personas que dejan un gran legado y a lo mejor no son conscientes de ello. Tal vez, por su forma de ser, por su carácter humilde o, simplemente, porque no le dan importancia... Y Raquel Moreira Carril cumplía a la perfección esa triple vertiente: «Traballadora, amiga dos seus amigos e compañeira dos seus compañeiros», como la definió ayer la alcaldesa de Camariñas, Sandra Insua.

La que fue técnica del Museo do Encaixe y profesora de la Escola de Palillo perdió la batalla contra el cáncer hace ahora casi dos años (el aniversario será el 12 de octubre). Su muerte causó una gran conmoción por su juventud (tenía 48 años) y por su implicación cultural y social.

Por todo ello, el Concello dedica una de las aulas del Museo do Encaixe, que lleva el nombre de Raquel Moreira, en un acto que se llevó a cabo este miércoles, coincidiendo con la reapertura de los museos municipales. Fue un acto íntimo, como le gustaban a ella las cosas, con la asistencia de su familia y de quienes fueron sus compañeros.

Raquel Moreira tenía un don especial para el encaixe. «Tiña algo diferente», explicó la regidora. Sandra Insua dijo que empezó a tener un trato asiduo con ella coincidiendo con la llegada de la ahora regidora al gobierno municipal, hace ahora 16 años, como edila de Cultura: «Tiña algo especial. Non só palillaba ben, tamén era capaz de facer uns debuxos impresionantes, con moito estilo e, o máis importante, era capaz de plasmalos no papel para logo palillalos». Y añadió: «Lembro moitas cousas dela, as campañas que se fixera para Augas de Mondariz e Coca Cola, pero eu quédome sobre todo con aquel corazón que deseñara para a 25 edición da Mostra do Encaixe. Ten algo especial».

Raquel Moreira escapaba de los focos mediáticos: «Non quería saber nada deles, e estou segura que se chega a saber que unha aula do Museo ía levar o seu nome, enfadaríase seguro. Vamos, coñecéndoa... Non lle gustaba nada o protagonismo».

Pero Sandra Insua tiene claro que, de alguna forma, el encaixe, y la cultura popular de Camariñas tienen una deuda con una mujer única en su trabajo y este aula con su nombre «é o mínimo que podemos facer por unha persoa que marcou un antes e un despois no deseño do encaixe». Y argumentó: «Agora facer deseños custa un pouco máis porque Raquel tiña esa capacidade de plasmar todo aquilo que se pedía. Foi unha persoa única no traballo e unha persoa única pola súa bondade e humildade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Se Raquel chega a saber que unha aula leva o seu nome, enfadaríase, non lle gustaba o protagonismo»