«La ESA te permite quitarte la espina de no haber estudiado en tu tiempo»

Alumnos que cursaron esta modalidad educativa para adultos hablan de lo que supuso


carballo / la voz

El carballés Narciso Fraga Suárez, de Artes, apenas tenía 15 años cuando dejó las aulas: «Cheguei a cuarto da ESO e estudar non quería, así que me puxen a traballar», recuerda desde sus 33 actuales. «Pasa o tempo e vaiche quedando o resquemor de que non fuches capaz», valora. Por eso acabó llegando a la EFA Fonteboa de Coristanco para cursar educación secundaria para adultos (ESA). «Para traballar non mo pedían, pero ao mesmo tempo si mo pedían», dice sobre el graduado, que acabó logrando en el 2017. «Custar custoume, porque eu nese momento estaba traballando no transporte e as clases eran presenciais. Pero os profesores dábanche moitas facilidades e explicaban unha, dúas, tres ou vinte veces se facía falta. Incluso te atendían fóra de clases se tiñas dúbidas», recuerda. Conseguir hacerse con la titulación fue para él «unha alegría e un orgullo, algo para contarlle á xente». Un reto, pero también un impulso, porque ver que era capaz de aprobar los estudios lo animó a emprender: «Colles un valor que antes non tiñas. Agora son autónomo en caldeirería. Teño unha nave compartida en Bértoa», detalla.

Narciso es padre de una niña de un año y está convencido de que estudiar la ESA supuso un cambio positivo en su vida a muchos niveles. Pero también tiene clara una cosa, y es que parte clave fueron los profesores. Lo había intentado en otro centro, pero fue en Fonteboa donde halló su lugar: «Os profesores tiñan un trato personalizado que che daba ánimos para volver ao día seguinte, porque non todo o mundo ten a mesma capacidade e eles coñecían a cada un e sabían onde tiñan que atacar máis en cada caso», reflexiona.

En esta idea coincide Patricia Pose Lorenzo, vecina de Carballo. Con 45 años, viene de terminar la ESA en Fonteboa: «Solo nos falta el título». «Mi hijo estudia en este centro y fue así como conocí la posibilidad. No encontraba trabajo y decidí estudiar, por si algún día me daba por hacer una FP, por ejemplo, para buscar una salida laboral», indica. Su experiencia resultó «muy buena», por las facilidades que les dieron los docentes, por su atención, y, sobre todo, teniendo en cuenta que llevaba tantos años sin andar entre libros: «Es bonito retomar los estudios, la ESA te permite quitarte la espinita de no haber estudiado en tu tiempo. Es una ayuda, también, para poder a aspirar a algo más, te abre campo laboral y eso en estos tiempos es muy importante», explica. Patricia, ahora láser operadora, valora quizás algún estudio más relacionado con este campo y, desde luego, podrá recordar la curiosa anécdota de haber compartido centro con su hijo, Alejandro, que para el próximo curso estudiará cuarto de la ESO: «Los maestros que me daban a mí le daban a él, así que ya aprovechaba también para preguntar. Era como una familia».

«La formación, al servicio de la persona y centrada en ella, permite desarrollar todo el potencial y abrir nuevas expectativas laborales», valora de su lado Luis García, de la EFA Fonteboa.

«A min gustábame o tema das abellas, e para facer algo sobre iso necesito o graduado»

David Fraga Pena (30 años) es natural de Rus, en Carballo. Hace apenas algo más de una semana que dio por terminados sus estudios en Fonteboa, logrando el graduado en educación secundaria después de haber cursado la ESA. Conoce el centro desde hace tiempo porque, dice, le gustan mucho los programas formativos, desde el de poda hasta el de apicultura, al que lleva acudiendo dos años. «A min gustábame moito o tema das abellas, pero para facer algo relacionado con iso necesitaba o graduado, e así foi como me propuxeron volver estudar», indica. «No seu día perdín anos, non me gustaba nada», recuerda. Pero las cosas cambian: «Agora con isto da apicultura, pois tirábame. E se tes gana dunha cousa, tes que pelexala; eu púxenme e, mira, saíume ben». Es una alegría hacerse con el título: «A verdade é que, dunha vez que te esforzas, merece moito a pena».

Fácil de todo no fue, «aínda que eu pensei que me resultaría máis difícil». Lo dice, sobre todo, porque tenía que compaginar las clases con su trabajo en Industrias Torres (Arxeriz, Tordoia) y con el cuidado de las abejas. «Pero os profesores tiñan en conta o do traballo e ademais parábanse moito, e iso é importante para unha persoa que, coma min, levaba anos sen estudar. Se non fose por eles eu tería quedado atrás facilmente», dice. De hecho, cuenta que hasta algún domingo lo tienen llamado para explicarle alguna cosa. A David ahora le ha picado el gusto del estudio e incluso se plantea un ciclo medio de Produción Agropecuaria o algo por el estilo, siempre con la apicultura como norte, por supuesto. Ha sido el motor de todo.

En detalle

En la Costa da Morte se ofrece la ESA, además de en Fonteboa, en el IES Parga Pondal (Carballo), en el IES Fernando Blanco (Cee), en el IES de Ponteceso y en el IES Terra de Soneira (Vimianzo). Es una propuesta de formación dirigida, en gran medida, a mayores de 18 años que no tienen un título en ESO: obtienen, pues, el graduado. En el IES Parga Pondal también se ofrece bachillerato para adultos y este curso que termina resultó muy bien: de los 22 matriculados aprobaron 12, más de la mitad, ahora en junio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La ESA te permite quitarte la espina de no haber estudiado en tu tiempo»