Antonio Testa: «No podía moverme, ni coger el teléfono»

Personas con historia | Ingresó por coronavirus en Cee y despertó en el Chuac, tras dos semanas en la uci


carballo / la voz

«No sabía donde estaba, me decían que estaba en el Chuac y yo creía que estaba en Cee», dice Antonio Testa. Desde su casa de Arou fue hasta el Virxe da Xunqueira una semana después de volver de Benidorm porque la tos no paraba y cada vez iba a peor. Lo último que recuerda es su ingreso en el hospital comarcal y después, despertar en la uci. En medio, 15 días que han desaparecido de su memoria, dos semanas en las que estuvo «máis alá que aquí», según su esposa, Irma Méndez, que no pudo contactar con él en todo ese tiempo. Fue después, cuando lo llevaron a planta que alguien le hizo llegar un móvil, pero tampoco así fue fácil el contacto. «No podía moverme, ni coger el teléfono», explica. Así estuvo un mes y medio. Las fuerzas todavía no las ha recuperado. Ayer salió por primera vez de casa y apenas pudo dar una vuelta de un kilómetro.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Antonio Testa: «No podía moverme, ni coger el teléfono»