Sube la demanda de piscinas con la temporada de playa en duda

Las de obra, al necesitar permisos, tardan meses en colocarse


Carballo / La Voz

Instalar una piscina de obra no es barato, ni rápido. La colocación de una estándar de 7 por 3,5 metros, la más demandada por los usuarios, ronda los 14.000 euros. Y no se hace de la noche a la mañana, pues al necesitar obra hay que tramitar permisos con el Concello. Ahora mismo los plazos están en siete u ocho meses.

Sin embargo, el encierro de los últimos meses y la incertidumbre de cómo será la temporada de playa parece haber animado a muchas familias a hacerse con un bien considerado de lujo que, además, tributa como tal. En el Grupo Benedicto (Vimianzo) han hecho esta semana nada menos que doce presupuestos, aunque colocarán las que puedan, y cuando puedan. «O normal é facer este trámite dun ano para o outro, porque leva o seu tempo», cuenta Javier Cumplido.

Acuden, sobre todo, familias con niños que viven en casas con terreno y a las cuales el confinamiento les ha servido para valorar más el pasar tiempo en el hogar. «Hai unha incertidume sobre se se poderá ir ás praias como sempre neste verán. E como o de viaxar tamén está complicado, moitos optan pola piscina, porque así tamén teñen aos nenos entretidos», añaden desde Benedicto, que llevan relativamente poco tiempo en el negocio de las piscinas. «Somos aínda novatos, por así dicilo, pois hai cinco anos que as estamos traballando. Normalmente adoitabamos poñer unhas cinco ou seis en todo o verán, pero estamos notando unha demanda masiva que nunca viramos ata agora», asegura Cumplido.

En la empresa vimiancesa tienen hasta 25 modelos, con diferentes tamaños, formas, profundidades o estilos, pero la más demandada es la de 7 por 3,5 metros y con una profundidad de entre 1,2 y 1,7 metros. La instalación completa de una como esta ronda los 14.000 euros, y si quisiese cubrirse habría que invertir casi «outro tanto», dice Javier, aunque en Benedicto todavía no hacen este servicio.

Está claro que quienes quieran una piscina para disfrutar este mismo verano lo van a tener complicado si no han iniciado los trámites con anterioridad, aunque les quedaría la opción de adquirir una de superficie, que no requiere obra y, por lo tanto, no hay necesidad de pedir permiso al Concello.

Jardín y huerta, la nueva moda del confinamiento

Ya sea por el tiempo libre durante el confinamiento o por el miedo a consumir alimentos manipulados por otras manos, la compra de productos para el cultivo de la huerta está en auge. «Foi un proceso parecido ao da xardinería e ao das piscinas», dice Cumplido, «e na súa maioría é xente que nunca plantou nada e, claro, non sabe que é un proceso. Unha leituga non se come só con poñela na terra, hai que coidala, sacarlle os caracois, quitarlle a herba...». Desde Benedicto también achacan esta tendencia a que hay toda una generación de gente joven que está dando mucha importancia a todo lo relacionado con lo ecológico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sube la demanda de piscinas con la temporada de playa en duda