La FP vuelve a la normalidad con la recuperación de las prácticas

EDUCACIÓN | Los alumnos de los sectores de automoción y agropecuario han sido los primeros


carballo / la voz

Las prácticas son la principal garantía de empleabilidad en los ciclos formativos, por lo que, a causa del covid-19, los estudiantes de segundo curso se estaban quedando sin una de las principales bazas de la FP. La situación ha cambiado con la entrada en la fase 1 de la desescalada. Los primeros han sido los estudiantes del sector agropecuario. El día 11 se incorporaron a sus prácticas en explotaciones de Galicia. Desde Fonteboa destacan que las granjas no han parado y que no se dan situaciones de peligro sanitario en las explotaciones familiares. Además, una quincena de alumnos de ciclo superior estuvieron en Irlanda y regresaron la pasada semana, unos días más tarde de lo previsto, pero sin más problemas.

Ayer mismo, fueron los alumnos del ciclo medio de electromecánica, del instituto Eduardo Pondal, los que se incorporaron en talleres de Carballo, Vimianzo y Ponteceso. La mayoría realizará las 420 horas habituales, hasta el 30 de julio, lo que les imposibilitará pasar al grado superior, puesto que habrán superado las fechas de matrícula.

El Ministerio de Educación dejó a la elección de los estudiantes la posibilidad de terminar con proyecto o con la formación en empresas. En algún caso ha sido imposible hacerlo. En el Agra de Raíces de Cee, nada saben seguro, pero las esperanzas son muy pocas porque se trata de un ciclo sanitario y en las presentes circunstancias está suspendida la formación.

Otros han decidido dejar pasar el tiempo. Ha ocurrido en el Isidro Parga Pondal. Los estudiantes del ciclo superior de diseño de páginas web esperarán hasta septiembre para poder hacer las prácticas con garantías.

La casuística más variada se da en el Monte Neme, donde hay casi de todo, en tanto que en el Eduardo Pondal de Ponteceso, los de Administrativo han optado por el proyecto porque muchas empresas se han dado de baja, algo que ha ocurrido en muchos otros lugares porque gran parte de ellas son gestorías pequeñas que ahora están en una situación un poco complicada.

«En dous anos algo ves, pero non o é traballo nun taller»

Julián Fuentes (imagen superior) tiene 18 años y es de Coristanco. Ayer comenzó sus prácticas en Talleres Felipe, que lleva la marca Mercedes Benz en Carballo. Deseaba ese momento como agua de mayo, y ha tenido que esperar a este mes para hacer realidad su sueño a causa del covid-19. Tenía que iniciar su FCT (Formación en Centros de Traballo) después de la Semana Santa, en abril, pero el confinamiento truncó los planes. Ya se veía teniendo que hacer un trabajo, con lo que se llevó un enorme disgusto porque lo que él quería era probar sus conocimientos. «Coa formación nestes dous anos algo ves, pero non é o traballo nun taller, isto dáche outra solidez», dice. Lamenta que haya tenido que escoger la versión reducida, pero no le ha quedado más remedio para poder matricularse en el ciclo superior el curso que viene. Otros cuatro compañeros suyos eligieron las 420 horas, que acabarán el último día de julio, para entrar ya en el mercado de trabajo.

Julián quiere seguir formándose. Ha estado estudiando en el instituto de Ponteceso. Su tutor, José Suárez, fue el que le buscó las prácticas. Ahora tendrá que seguir sus estudios en A Coruña, porque en la comarca de Bergantiños solo se imparte el ciclo medio.

Reconoce que fue un alivio cuando finalmente le dijeron que podría hacer las prácticas porque la electromecánica del automóvil siempre le gustó, «desde pequeno». En el polígono de Bértoa tiene hasta junio para meter mano en los motores, que es para lo que ha estudiado.

«Os da básica empezarán o luns, e nos outros hai variedade»

En el instituto Monte Neme de Carballo, uno de los que tiene más ciclos de la Costa da Morte, hay casos muy distintos, puesto que son los alumnos los que eligen si quieren terminar el curso con un trabajo o si desean las prácticas, en el caso de que puedan realizarse.

Los primeros que empezarán serán los de FP básica, de la especialidad de montaje. El día 25 ya estarán en las empresas. Para los demás todavía se están haciendo convenios con las compañías, en función de los intereses de los estudiantes, aunque también fueron bastantes los que han optado por un proyecto, una alternativa dada por el Ministerio de Educación.

«As granxas estaban desexando recibir aos nosos estudantes»

En Fonteboa, los estudiantes del ciclo medio llevan desde el día 11 en sus respectivas explotaciones repartidas por toda Galicia. El profesor José Gil explica que en las granjas estaban deseando recibir a los estudiantes porque «son rapaces de zona rural que van a casas do rural», dice. Además, justo están en plena campaña del maíz, lo que hace que haya mucha actividad. La mayoría han elegido la versión corta de las prácticas para poder matricularse para el ciclo superior. Los alumnos de mayor nivel han estado en Irlanda, de donde regresaron la semana pasada. Solo han tenido dificultades con grandes empresas o con la Administración, por seguridad sanitaria.

Buena garantía

El bicho silencioso lo inunda todo. La educación es uno de los campos en los que ha hecho mella. El coronavirus ha trastocado todos los planes en todos los ámbitos académicos. La formación profesional fue una de las áreas afectadas. Sin embargo, la desescalada permite que una parte del alumnado de estas especialidades puedan hacer prácticas en empresas, que es una de las mejoras garantías formativas a la hora de lanzarse al mercado laboral. Empiezan de forma tímida, pero es un gran avance visto el escenario en el que nos movemos.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

La FP vuelve a la normalidad con la recuperación de las prácticas