María José Brandón: «Fue todo apuradito, no nos podemos quejar»

Es una vendedora que lleva mucho tiempo presente en el mercado de abastos de Carballo

A. G.
carballo / La voz

María José Brandón Fraga es una vendedora que lleva mucho tiempo presente en el mercado de abastos de Carballo. Es de esas personas que cree que quienes de verdad lo pasaron mal son los que enfermaron y sufrieron directamente el coronavirus. Por eso no quiere quejarse de nada. En sus respuestas deja entrever que el desierto del coronavirus dejó poco provecho en el comercio. En cuanto a su negocio en la plaza carballesa dice que «fue yendo. Fue un poco apuradito, no nos podemos quejar de nada. Con las cosas que hay, nada», calibra. Así que las ventas fueron «poquito a poco», lo cual parece querer decir podían haber sido mucho mejores. Durante el estado de alarma continuó con sus ofertas habituales dentro de su amplia gama de frutas y verduras. Continuó vendiendo de todo. Está, eso sí, muy contenta con la demanda domiciliaria. Una modalidad que incrementó mucho su actividad, en un 30 % o más. En el puesto son tres personas y una de ellas ya se dedica a servir a domicilio directamente. «Sí fue muy bien, aumentó muchísimo, gracias a Dios», explica. «Nunca tal cosa vimos», agrega. Con la desescalada hay más gente en el mercado y mejor ambiente. «Ahora se ve que la cosa está más calmadita», apunta. De todos modos, muchos vecinos de Carballo siguen pidiendo el servicio a domicilio. «No quieren salir», comenta María José.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

María José Brandón: «Fue todo apuradito, no nos podemos quejar»