El comercio sigue sin pautas para abrir con seguridad sanitaria

El avance de la venta por Internet hace que el sector se centre en la recuperación de la clientela tras casi dos meses de cierre


carballo / la voz

En teoría, el comercio local podría abrir sus puertas en lunes, aunque con cita previa, lo que en la mayor parte de los casos resulta inviable cuando no una «tomadura de pelo para os clientes», según José Manuel Naya, de Todo Lar. Así, la prueba definitiva será en día 11, pero solo falta semana y media y los comerciantes de la Costa da Morte carecen de pautas para ofrecer seguridad sanitaria a sus clientes y a ellos mismos o a sus empleados. «Recibiremos a la gente con mascarilla y guantes y pondremos un dispensador de gel en la entrada», aventura a decir María de la Fuente. Ese trío lo tiene claro todo el mundo y está al alcance de casi todos los comerciantes. Más complicada es la cuestión de la desinfección. Algunos no tienen claro si deben adquirir una máquina de ozono o de otro tipo y los que más dudas tienen son los venden ropa.

Es el caso de Noelia Agustín de Ágabe de Vimianzo. Buscó información a través de Internet y cuenta con que tendrá que implementar algún sistema para que las prendas no puedan transmitir la enfermedad, pero le parece muy complicado porque «teño un stock pequeno», dice, como le ocurre a muchos comerciantes. Sin embargo, su mayor problema es que no puede conseguir mercancía. Compra cada dos semanas en Madrid y la última vez fue antes de la declaración de alarma. No solo no ha podido ir en este tiempo sino que tampoco sabe cuándo volverá. En la zona hay bastantes establecimientos pequeños que están teniendo el mismo problema. No pudieron comprar la colección.

«Aínda que perdamos cartos varios meses precisamos volver ao contacto co cliente»

José Manuel Naya es el gerente de Todo Lar y su principal preocupación es recuperar el contacto con el cliente ante el repunte de las ventas por Internet. La intención es «perder o menos posible», pero ya se le han ido grandes campañas como la Pascua o el Día de la Madre. Abrir es lo primordial «aínda que perdamos cartos». Sus trabajadores han pasado por un curso de prevención de riesgos laborales y están preparados para ofrecer seguridad a un cliente que tiene claro que entrará con miedo al principio.

Compró mascarillas FFP2, «moi caras», guantes, pantallas y todo lo necesario para que los compradores estén tranquilos, pero tampoco tiene demasiado claro qué medidas concretas debe tomar, sobre todo porque tiene tiendas de distintos tamaños y características y deberá adaptarse a cada una de ellas. Lo importante será, en todo caso, «dar confianza». A ello se pondrá desde ahora.

«Vendimos algunas cosas por teléfono porque los niños siguen naciendo»

María de la Fuente lleva las tiendas Retoños de Carballo y Cee. Cree que la mercancía de puericultura debía ser de primera necesidad. De hecho, ha estado vendiendo a través del teléfono, llevando las compras a sus clientes, que la necesitaban. «Los niños siguen naciendo y las mamás se encontraban sin canastilla o necesitaban el cochecito», explica.

Tampoco sabe qué tipo de medidas debe implementar, pero cree que en su caso no serían demasiadas, aunque se pregunta si hay que dejar la ropa en cuarentena deberían dar las pautas o, al menos, el tiempo. Como los demás comerciantes se queja de la falta de información.

No cree que tenga problemas porque en el comercio local no suele haber aglomeraciones, pero tiene claro que atenderán con mascarilla y guantes. «Estamos un poco en la inopia», se queja y reconoce que buena parte de la información la ha buscado ella y por Internet.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El comercio sigue sin pautas para abrir con seguridad sanitaria