La FP lleva más de un mes con las prácticas en el aire

Unos 400 alumnos de la zona deberían cerrar sus ciclos en empresas en marzo, pero ahora han de hacerlo con un trabajo


carballo / la voz

En la Costa da Morte se imparten 14 ciclos medios y 6 superiores. Los alumnos del segundo curso deberían llevar ya más de un mes en empresas para poder ser evaluados y terminar su formación, pero la crisis del coronavirus ha puesto sobre la mesa un escenario completamente nuevo. Ayer mismo, la Xunta publicó una resolución para compensar la imposibilidad de realizar la formación en empresas. Ahora, a solo siete días de que comience el mes de mayo, los centros deben organizar un nuevo sistema de evaluación que en la zona afecta a unos 400 alumnos y la situación es especialmente complicada para más de la mitad de ellos.

Para los que están en el nivel más alto se prevén soluciones relativamente sencillas. Ya antes tenían que presentar un proyecto, además de las prácticas. La solución parece ser la exigencia de un trabajo más en profundidad, pero no se cierra la puerta a estancias en empresas que deberían terminar, si son en este curso, el 31 de agosto, en pleno período vacacional. Esta decisión será voluntaria para el alumno.

Lo verdaderamente nuevo es lo que ocurrirá con los que están en segundo de un ciclo medio o de un básico. Ahí no se hacían trabajos, por lo que se trata de un territorio inexplorado. La Xunta ha dado unas pautas, pero la complejidad es enorme por la variedad. No es lo mismo la mecánica del automóvil que el diseño de páginas web. Ayer, los directores consultados reclamaban la mayor concreción posible.

En los ciclos superiores, la mayoría reconocía ayer que han empezado a avanzar algo de trabajo.

Otra posibilidad es aplazar la estancia en empresas para después del verano, algo que también se analiza en los centros. Esta solución no lo sería para los de ciclo medio, que vuelven a ser los más perjudicados, porque haría imposible que pudieran matricularse en uno superior. Solo los convencidos de que su itinerario académico terminaba ahí podrían ver incrementada su posibilidad de acceder a un puesto de trabajo, ya que las prácticas son la principal llave de la empleabilidad en FP.

«Hai xa dúas semanas que estamos cos módulos dun proxecto que pode ser do proceso produtivo»

En Fonteboa, donde tienen ciclos medio y superior relacionado con la actividad agroganadera, el retraso del ministerio, primero, y de la Xunta, como consecuencia de ello, no les ha pillado con el paso cambiado. Tomaron el borrador de la resolución redactada en Madrid y ya llevan dos semanas desarrollando los módulos del proyecto que vendrá a sustituir a las prácticas, al menos en parte, ya que se recomienda hacer al menos el mínimo, 220 horas, y hay de plazo hasta justo antes de septiembre. El profesor José Gil lleva trabajando en eso telemáticamente con los alumnos, marcándoles las pautas.

No le preocupa demasiado el caso de los del ciclo superior, algunos de los cuales están de prácticas en Irlanda, porque el proyecto ya formaba parte del currículo. Para los del medio también tiene claro que deberán trabajar en la misma línea, aunque sin incluir cuestiones económicas, por ejemplo, reservadas para el siguiente nivel. Se trata de que muestren que son capaces de conocer y controlar el proceso productivo. En Fonteboa incluso trabajan con herramientas de lo más realistas, como con una aplicación geográfica que utilizan topógrafos y que permite que los alumnos apliquen a su propia explotación. De este modo, las prácticas virtuales resultan más reales.

Además, el sector primario es uno de los que más necesidad de trabajadores está teniendo porque está a pleno rendimiento. En este contexto, no debería ser difícil encontrar granjas en las que los estudiantes puedan desarrollar los conocimientos adquiridos en la escuela. Asimismo, existiría la posibilidad de que la formación en empresas se reanudara el 1 de septiembre, aunque ello no serviría para los del ciclo medio que quieren pasar al superior, aunque en Fonteboa ya ofrecen esa posibilidad.

«En informática tenemos suerte»

El director del Parga Pondal de Carballo está, como el resto de sus compañeros, a la espera de las órdenes de la consellería sobre las prácticas de FP. Sin embargo, está bastante tranquilo, «tenemos suerte». En su centro imparten un ciclo superior de administración de sistemas informáticos en red. Cree que todo se resolverá con un proyecto, «que ya hacían de todas maneras, pero de más calidad, de más profundidad». Ha hablado con compañeros y entiende las dificultades que habrá en «peluquería, electrónica o el sector pesquero... No se cómo lo harán», confiesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La FP lleva más de un mes con las prácticas en el aire