Más de 10.000 niños podrán ir a la calle

A partir del lunes, todos los menores de 14 años están autorizados a salir de casa

f. rodríguez
carballo / la voz

Llevan más de cinco semanas confinados en casa. Son el grupo poblacional que más ha sufrido las consecuencias del estado de alarma tras no tener que salir para ir a trabajar o no hacerlo para realizar compras de primera necesidad ya sea por su edad o por el medio al contagio de sus padres. Lo cierto es que a partir del próximo lunes, todos los menores de 14 años están autorizados a pisar la calle. A priori, con distinciones. Así lo acordó ayer por la mañana el Consejo de Ministros, aunque a última hora de la tarde rectificó.

En la Costa da Morte son más de 10.000 los jóvenes comprendidos entre estas edades, según recoge el Instituto Nacional de Estadística. Aquellos que tengan menos de 12 años, estos son 9.082 repartidos entre los 16 concellos de la zona, podrán dar un paseo por las inmediaciones de su domicilio acompañados de un adulto que viva con ellos. Los que estén entre 12 y menos de 14 años (1.673 en las comarcas de Bergantiños, Soneira, Fisterra y Cerceda), en un primer momento se acordó que solo tendrían permiso para salir de sus hogares para ir al supermercado, al banco o a la farmacia, entre otros lugares restringidos y siempre con un familiar, aunque finalmente sí podrán dar paseos.

Cabe recordar que el tercer grupo de menores que abarca desde los 14 años hasta los 18 ya tenía permitido pisar la vía desde que el Gobierno decretó el confinamiento con las mismas normas que los adultos.

La población, dividida entre los que quieren que los jóvenes salgan y los que no

Como lleva sucediendo a lo largo de estos más de 30 días, la población se divide con cada una de las medidas que adopta el Ejecutivo. Y esta no iba a ser menos. De hecho, es la que más polémica está generando. Los ciudadanos no acaban de ver claro si es buena idea dejar salir ya a los niños. Incluso los que en su día protestaron para que esta norma se llevase a cabo, ahora parecen estar dudosos.

Predomina el miedo. Ya no tanto porque se contagien, que también, ya que la ciudadanía es conocedora de que los jóvenes tienen, a priori, más probabilidad de ser asintomáticos, sino más bien porque sean portadores e infecten a grupos de personas vulnerables, como pueden ser los mayores o la gente con patologías previas.

Lo cierto es que todavía está pendiente por conocer la guía de instrucciones que permita saber el alcance de estas actividades.

«Cada día que pasa é máis duro»

María Tasende es madre de dos niñas de 3 y 10 años. En la mañana de ayer explicó en Radio Voz Bergantiños lo difícil que se hace esta situación para los pequeños de la casa: «A máis pequena aínda non se decata tanto do que está pasando. Lévao peor a maior», empezó diciendo, a lo que añadió: «Vano levando, pero é difícil. E cada día que pasa faise bastante máis duro, a verdade».

En el caso de esta carballesa, según ella misma contó, fue una de las que cuando el Gobierno anunció que los menores de 12 años podrían salir a dar un paseo pegó un grito de alegría. No obstante, a medida que pasaron las horas y los días, fue dándole vueltas al asunto: «Pese a que é algo que desexo moito, ségueme parecendo un pouco pronto. same máis o medo ó risco», comentó. Y eso que su hija de diez años es asmática y necesita respirar aire puro, aseguró.

Asimismo explicó que teme por la reacción de los niños al encontrarse con amigos. Con todo, reconoce que en el caso de su niña mayor es consciente de la situación: «Está moi atenta, moi sorprendida». Aguarda por conocer las medidas más concretas para que los jóvenes salgan a la calle.

«Igual ata nin baixan o día que se poida, depende de como o vexa»

Bea Sueiro también es de Carballo. Tiene tres hijos de 4, 7 y 9 años. En el programa Voces de Bergantiños comentó que sus niños llevaron peor el confinamiento durante los primeros días: «Agora parece que xa se situaron, pero é certo que hai días peores que outros».

Esta bergantiñana es de las que realmente no sabe qué hará con sus hijos a partir del próximo lunes: «Igual ata nin baixan o día que se poida, depende de como o vexa, de como o planifiquen», comenzó diciendo, a lo que añadió: «De forma global todos vemos positivo que poidan saír porque uns lévano mellor e outros peor. Pero despois está o feito de que non sei se é precipitado. Teremos que confiar no que din, cada pai terá que decidir».

Considera que le resultará complicado bajar con los tres hijos y sus correspondientes mascarillas y guantes si es que finalmente son obligatorios. En todo caso, comentó: «Haberá que estar máis enriba dos pequenos, pero creo que co exemplo que están dando, sairemos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Más de 10.000 niños podrán ir a la calle