El desabastecimiento de mascarillas se agudiza en las farmacias del rural

Los concellos tratan de paliar la escasez con el reparto esta semana de 50.000 unidades


Carballo / la voz

El desabastecimiento de elementos de protección individual, como mascarillas, guantes de látex o geles ricos en alcohol, está siendo una constante en la Costa da Morte desde que arrancó la crisis sanitaria.

Las graves deficiencias en el suministro son especialmente relevantes en las farmacias (54 repartidas en el conjunto de la zona), sobre todo del rural, donde apenas tienen existencias de mascarillas quirúrgicas y de elevadas protección (FFP2). A la espera de lo que suceda esta semana, en alguna boticas de Fisterra, Corcubión, Camariñas, Muxía o Cee empezaron a llegar pedidos de cierta relevancia la semana pasada. Eso sí, a unos precios desorbitados. Las que antes de la crisis sanitaria costaban entre 0,50 y 0,60 euros la unidad ahora no bajan de los 1,5 euros y en algunas boticas las venden precio de coste: 2,3 euros. Las denominada FFP2 son literalmente un artículo de lujo que no todos se pueden permitir: entre 5,95 y los 12 euros, cuando antes se adquirían por 1,80-1,90 euros la unidad. El desabastecimiento en las farmacias es especialmente grave en el rural, donde las tasas de envejecimiento y dispersión son más acusadas, de forma especial en las comarcas de Soneira y Fisterra. Por eso, los concellos se convierten de nuevo en la tabla de salvación, ya que prevén repartir esta semana unas 50.000 unidades más entre los vecinos.

En Ponteceso y Malpica confeccionan de forma conjunta en un nave de Tella 10.000 y en Laxe ultiman otras mil 

 

Mientras el mercado se rige por la ley de la oferta y la demanda, lo que trae consigo un incremento exponencial en los precios de los equipos y elementos básicos de protección individual, algunos concellos han optado por la confección de mascarillas para garantizar el suministro a los vecinos a costes razonables.

Es lo que hizo en su momento el Ayuntamiento de Camariñas, con la preparación de 15.000 unidades, y lo que llevan a cabo de forma conjunta los de Ponteceso y Malpica. Según explicó ayer el alcalde de Ponteceso, Lois García Carballido, ambos municipios han decidido confeccionar 10.000 unidades (5.000 para cada concello) en una nave cedida por un empresario del polígono de Tella. El regidor, explicó que estos elementos de protección individual cuentan con todas las garantías sanitarias: «O material co que se elaboran é o denominado tecido no tecido, TNT, que é o recomendado polo Goberno. Posteriormente, estas máscaras da cara lévanse a unha lavandería de Ponteceso, que nos ceden de forma gratuíta, para lavalas e desinfectalas. O obxectivo é empezar a repartilas entre os veciños mañá [hoy para el lector]».

Otro ayuntamiento que ha apostado por la confección de mascarillas es Laxe. El alcalde, José Luis Pérez Añón, anunció ayer que finalmente serán algo más de 4.000 las confeccionadas, mil más de las previstas inicialmente. El regidor, como también hizo su homólogo pontecesán, agradeció la colaboración de costureras y voluntarios en la realización de estas mascarillas: «Máis de mil xa foron entregadas e esta semana seguiremos co reparto, ata completar as 4.000».

Por otra parte, el Concello de Cee adquirió otras 8.000 unidades que, según avanzó la alcaldesa Margarita Lamela, se recibirán a finales de mes. Su homólogo cercedense, Juan Rodríguez, señaló que el equipo de gobierno compró 12.000 unidades para su reparto inmediato.

Treinta personas participan hoy en el reparto por todo el casco urbano de Carballo

 

Cinco equipos, integrados por personal de Protección Civil, brigada municipal de Obras, Cruz Vermella y Carballo Deporte, a los que hay que sumar diez voluntarios, iniciarán en la mañana de hoy el reparto de las mascarillas quirúrgicas, homologadas, por el Concello en todas las viviendas de la zona urbana. La distribución se realizará puerta a puerta, igual que se hizo en las parroquias del rural.

Para facilitar las tareas, que están siendo coordinadas por el edil de Seguridade, Juan Seoane, el casco urbano se ha dividido en cinco grandes áreas, en las que se llevará a cabo el reparto de forma simultánea. Estos grupos de trabajo irán precedidos por un vehículo de Protección Civil, que se encargará de avisar por megafonía a los vecinos.

De forma paralela, un equipo formado por trabajadores de la brigada municipal de Obras terminará el reparto en las zonas del rural que no fueron posible cubrir la semana pasada: parroquia de Cances, parte de Goiáns y en algunos lugares de Rus.

Una vez cubiertas estas áreas, el Concello se dedicará a atender las incidencias, que en la primera fase del reparto fueron muy escasas, según apuntaron fuentes municipales. De esta forma, los residentes en las parroquias rurales que, por cualquier motivo, no recibieron sus correspondientes mascarillas pueden comunicarlo llamando al número de teléfono 981 704 700, o bien enviando un mensaje a través de cualquiera de las redes sociales municipales. La idea es que estas posibles incidencias queden resueltas a lo largo de esta semana.

La distribución también se realizará por la tarde, en este caso con dos grupos de trabajo, integrados por voluntarios de Cruz Vermella, Protección Civil y Carballo Deportes.

El edil de Seguridade quiso agradecer el trabajo que desempeñan estos grupos, integrados por unas 30 personas, encargadas de repartir, casa por casa y puerta por puerta, las 32.000 mascarillas adquiridas por el Ayuntamiento para asegurar que todos los vecinos de Carballo tienen a su disposición un elemento de protección, en caso de verse en la obligación de acudir a un lugar que no sea posible respetar las distancias de seguridad sanitaria con otras personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El desabastecimiento de mascarillas se agudiza en las farmacias del rural