Ni huevos de chocolate ni bollos: esta Pascua será de todo menos dulce

Panaderías y pastelerías de la comarca reportan una bajada drástica en las ventas


Carballo / La voz

Aunque no lo parezca, ya que el confinamiento hace a veces perder la noción del tiempo, estamos en plena Pascua. No habrá vacaciones ni escapadas de fin de semana este año, pero los días festivos sí se hicieron notar ayer en la comarca con largas colas que decoraron las salidas de grandes supermercados.

Colas, eso sí, para hacerse con víveres básicos, porque lo que son dulces típicos de estas fechas no están saliendo ni la mitad que antaño. La Semana Santa solía ser uno de los puntos fuertes para panaderías y pastelerías, que despachaban huevos de chocolate, bollos, roscones y todo tipo de elaboraciones propias de la época. «Esta semana sería para nós moi grande, e sen embargo non está saíndo nada», comenta Cristina Becerra, desde A Balsa, en A Laracha. «Aquí vendíase de todo: figuras, bolos, ovos, cestas... Agora é que nin o facemos xa, porque para non despachalo...», añade.

Han perdido en venta directa «moitísimo», también en las consumiciones que servían en su cafetería y en las ventas de empanadas que hacían para supermercados y establecimientos en A Coruña. Y a todo ello tienen que sumarles los 600 bollos que el cura larachés les encargaba para repartir entre sus feligreses en este tiempo de Pascua. «De ter o negocio sempre cheo a non haber ninguén. Parece que pasou un terremoto por aquí», comenta.

No se trata de un caso aislado. Chelo, responsable de Os Ancares, en Cee, reporta una situación muy similar y solo salvable gracias a la venta de pan y de ciertos dulces en los que están especializados y que solo despachan ellos por la zona, como el roscón de cabello de ángel o el pan de huevo. Van «tirando malamente», asegura, y los fines de semana, los días de mayor facturación, las ventas han bajado, como mínimo, un 50 %. «No está la cosa como para gastarse mucho. La gente se va al supermercado a llenar el carro», asegura la responsable. Casi no han vendido huevos de chocolate, y mucho menos esos grandes dulces que muchos clientes se llevaban para disfrutar en familia.

Esta bajada en las ventas ha hecho que en Os Ancares tengan que «tirar de ahorros» para tratar de mantener el negocio sin tener que prescindir de ninguna de las cinco chicas que trabajan allí. «De momento queremos ir tirando. Hay que estar en las buenas, pero también en las malas. Hay gente que lleva con nosotros prácticamente desde que abrimos, hace 25 años, y hay que pensar en ellos», comenta Chelo.

En A Balsa, donde eran nada menos que 16 personas, se han visto obligados a reducir personal: «Por desgraza agora somos algúns menos», comenta Cristina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ni huevos de chocolate ni bollos: esta Pascua será de todo menos dulce