Mar Vidarte: «El baloncesto es mi vida»

Desde los cuatro años esta cabanesa practicó este deporte, al que no descarta volver con 42


carballo / La Voz

Mar Vidarte Monterroso (Cabana, 1978) cumplirá 42 años el próximo lunes confinada en su casa en A Coruña, donde reside por y exclusivamente el baloncesto. No obstante tiene motivos de sobra para celebrarlos. Con su edad es toda una referente en este deporte, pues hasta hace dos años todavía jugaba en Primera Autonómica sénior de baloncesto con y contra veinteañeras en el Calasancias. Y ojo, se vio obligada a dejarlo, al menos de forma temporal, debido a dos operaciones de rodilla. Nació con el tendón rotuliano muy delgado y, con el tiempo, le pasó factura. No obstante, pronto encontró la manera de seguir vinculada a su pasión. Tomó las riendas de su equipo, tarea que compagina con un compañero. Además es, desde hace años, técnica deportiva en el Concello de su pueblo.

-¿Cómo se adentró en el mundo del baloncesto?

-A los 4 años, porque mi hermana ya jugaba y el entrenador era mi padre. Jugué toda la vida en los juegos extraescolares que por aquel entonces había en Cabana. Después, me marché a Arteixo, porque en aquel momento en Carballo todavía no había baloncesto, y allí estuve cinco años. Lo que pasa es que, luego, hubo diferencias con el club, ya que les importaba más el equipo masculino que el femenino, y a mí eso me parecía muy injusto. Entonces, nos llamaron a mí y a otras compañeras de A Coruña, nos sentimos cómodas y aquí nos quedamos. Hace ya de eso diez años. Al final haces piña de amigas, ya no es solo el equipo.

-Hasta hace nada usted formaba parte de la plantilla. ¿Era la mayor del conjunto?

-Increíblemente, no [se ríe]. La capitana tiene 44 años, hay una chica de 35, y el resto sí que son más jóvenes, andan entre los 27 y los 28. Pero también la más pequeña tiene 18. En la categoría hay de todo, pero sí que creo que nuestro equipo es el que tiene una media de edad mayor. Pero lo llevaba muy bien porque, como ya dije, aparte de un equipo somos amigas, y en el aspecto físico, siempre me mantengo en forma.

-Ahora es la entrenadora. ¿Cómo les estaba yendo hasta que se aprobó el estado de alarma por el coronavirus?

-No nos clasificamos para el play-off porque tuvimos lesiones gordas, y ahora nos estábamos jugando en la segunda fase mantener la categoría, que es nuestro objetivo. Estuvimos varios años en nacional, pero es muy difícil que las empresas apoyen económicamente a los equipos femeninos. Nuestra actual liga ya cuesta sobre unos 7.000 euros al año. Entonces, íbamos bien, pero ahora no se sabe qué va a pasar. Supongo que suspenderán todo, pero a ver.

-Ya que saca el tema, ¿cómo ve el deporte femenino en la actualidad?

-Está cogiendo más importancia. En A Coruña tenemos el ejemplo perfecto del Dépor femenino, que ha pasado a un primer plano tras hacerlo muy bien, mientras que los chicos no tanto.

-Usted en este sentido es toda una referencia a seguir.

-Sí, bueno, a mis años hay poca gente que siga. El deporte es muy sacrificado. Te quita mucho tiempo por la semana y también los fines de semana. Yo sigo porque a mí me gusta. Mi vida es el baloncesto. Hasta que pueda voy a seguir siempre jugando. Me da un poco de respecto la rodilla, pero si me queda bien y no me molesta, puede ser que regrese a la pista. Siempre hay una pequeña esperanza. Por el momento, estoy empezando a correr.

-Ahora, cada vez más, el baloncesto triunfa entre los más pequeños, pero sigue sin haber muchos equipos séniores en la zona.

-En estos momentos ni el fútbol sala, que abundaba, está en auge. Cada vez el fútbol campo ocupa más terreno, pero va por rachas. A lo mejor un año no hay equipos, y al siguiente, sí. Es muy difícil en un pueblo mantener un conjunto en categoría autonómica porque la gente se marcha a estudiar. No obstante, desde el Concello ponemos siempre el baloncesto en el tríptico de actividades. Tengo muchos pequeños. Si siguen, igual sale de ahí un equipo, quien sabe. Pero aprovecho para recordar que este deporte te ayuda a mejorar muchas cualidades como la coordinación y la agilidad.

-¿Y qué me dice de su trabajo como técnica deportiva en Cabana? El confinamiento le habrá cambiado totalmente su rutina y sus planes, imagino.

- Estoy teletrabajando, enviándoles algunos consejos a mis mayores, e intentando programar una clausura hipotética de las escuelas municipales para los niños, ya que iba a ser a principios de junio. El Día do Ritmo, previsto para mayo, también está en el aire. Por lo demás, me entreno en casa para volver al 100%. Todo el mundo debe mantenerse en forma desde sus hogares ya que como estén parados, la vuelta a la rutina será horrible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Mar Vidarte: «El baloncesto es mi vida»