El entretenimiento en los tiempos del coronavirus

Clases de sumi-e y de manualidades, humor, sesiones de música, retos de regueifa... Hay donde escoger


Carballo / La Voz

Si algo tiene el encierro al que nos vemos sometidos desde hace semana y media es que es universal y afecta a todos por igual. Representantes políticos, personajes públicos, artistas... Todos en casa. Muchos han aprovechado esta tesitura para ganar notoriedad en las redes sociales, que echan humo estos días al servir como vía de escape al aburrimiento y la desidia del confinamiento; o para ofrecer entretenimiento gratuito y de andar por casa a sus seguidores, como los directos que comparten los humoristas David Perdomo y Xosé Antonio Touriñán, que llenan Instagram de risas y disparatados personajes cada día.

Algo similar se le ocurrió al vimiancés Juan Gimel Rama, conocido en la comarca por su derroche de humor y por haber integrado, junto con Damián Espasandín, el divertido dúo Ghañan Style. También intentó entrar a Gran Hermano y protagonizó momentos verdaderamente tronchantes gracias a su ingenio y su desvergüenza. «Empecei o primeiro día de encerro. Levabamos dúas horas e estaba xa desquiciado, así que fun subindo cousas; unha tontería, pero á xente fíxolle moitísima graza. Desde aí, cada día publico diferentes historias a Instagram, sketches, pincho no balcón, animo co megáfono...», cuenta el propio joven, que ya está preparando alguna que otra colaboración para las próximas semanas.

Queda todavía mucho encierro por delante, pero cada día «maquina» algo diferente para dar continuidad a una iniciativa que ya le ha valido el contacto con «xente marabillosa» que antes no conocía y que valora su particular aportación a esta situación. Reflexiona: «É curioso, pero son esas materias máis infravaloradas no colexio (plástica, música, educación física) as que nos están salvando do desquicie nesta corentena».

Y si Gimel deleita a sus seguidores con su peculiar humor, otros comparten sus habilidades artesanales y artísticas. Es el caso de la madrileña afincada en Muxía Susana Llorente, Yano Yoro, especializada en la técnica de pintura japonesa Sumi-e. Ha querido trasladar los obradoiros presenciales que lleva impartiendo desde hace años a la red, publicando diferentes tutoriales en los que enseña, por ejemplo, a dibujar hojas y cañas de bambú. «Vamos a seguir aprovechando el tiempo», asegura en los vídeos que ha publicado en diferentes plataformas.

Para el departamento de normalización lingüística del Concello de A Coruña ha filmado la muxiana Viki Rivadulla diferentes piezas en las que enseña manualidades. En el primero de ellos explicó los pasos para hacer un cerdito con pasta de modelar, pero habrá al menos otros dos que completarán la serie.

Para todo tipo de público, aunque especialmente pensada para mantener el contacto con los pupilos de la escuela infantil A Ledicia es la iniciativa impulsada por la concejala Maruxa Suárez, de Carballo. A través de Facebook y del canal de Youtube «Maruxa Ledicia» cuenta cuentos y canta algunas de las canciones que practican en el aula. «É unha maneira de darlle normalidade a esta situación tan estraña e de achegarme aos nenos», comenta Suárez.

Quien ha sabido sacar partido las dos facetas de su vida ha sido la coristanquesa Lupe Blanco, que se ha sumado al reto «Regueifing» en un vídeo en el que anima a «botar a regueifa» al tiempo que se practica ejercicio: «O método regueifing loita contra o sedentarismo. [...] atamos a ansiedade e poñémonos en forma», canta en el vídeo.

El Freddie Mercury de Monelos

pablo portabales

Iván Posse ha conseguido animar a todos los vecinos del barrio

Ayer les hablaba de la plaza del Comercio y de los vecinos que hasta aplauden al camión de recogida de basuras. Pues en Monelos los que fueron a aplaudir a los residentes de la zona fueron los profesionales de hasta siete ambulancias. Fueron sirenas de amor y agradecimiento para una curiosa iniciativa. «Todo comenzó única y exclusivamente con la intención de que ese aplauso solidario al personal sanitario llegase más alto y más claro», explica Pachi Fernández, residente en la avenida de Monelos. Él es el artífice que convenció a Iván Posse, disyóquey, para que pinchara una canción el primer día de la convocatoria y así animar a los vecinos a salir a las ventanas. Diez días después sus sesiones musicales son vistas hasta fuera de Galicia. «Iván al principio se resistía un poco, porque es tímido, pero por suerte cedió. Yo le hago el croquis de lo que tiene que decir», relata Pachi. La repercusión no tardó en correr como la pólvora por todo el vecindario: «A los cuatro o cinco días me metieron en un grupo de WhatsApp en el que hay sobre unas 50 personas y de las que solo conocía a una vecina que comparte garaje conmigo», resalta Pachi. «Me dijeron que el grupo existía desde hace unas semanas y que no tenía nada que ver con esto. Yo les propuse meter a Iván y ahora le escriben qué canciones puede poner cada día», añade. El primer día solo puso un tema. Luego decidieron ampliar a dos, y al final, por aclamación popular, fueron tres: «Cuando puso la segunda canción todo el mundo en las ventanas se puso a gritarle: ‘¡Otra, otra!’». No obstante, el culmen de este fenómeno social llegaría con todo el barrio imitando la icónica actuación de Freddie Mercury en 1985, en Londres. «Lo de Freddie Mercury tuvo muy buena acogida y mi mujer se inventó ahora un grito de guerra».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El entretenimiento en los tiempos del coronavirus