La solidaridad sigue llegando a la Costa da Morte con motivo de la marea negra del Prestige

Hemeroteca | Hoy hace 17 años: sucedió, pues, en el 2003; Una situación que se puede extrapolar al día de hoy, si bien son otros los motivos


Carballo / La Voz

Iban ya cuatro meses del desastre del Prestige, pero la solidaridad seguía llegando a las distintas localidades afectadas de la Costa da Morte, bien en forma de dinero, de voluntarios o a través de manifestaciones artísticas. Hablamos de tal día como hoy hace 17 años: el 19 de marzo del 2003. Por aquel entonces, era miércoles, un día entre semana. No obstante, repartidos por las comarcas de Bergantiños, Soneira y Fisterra, había 260 voluntarios llegados de distintos puntos de España que, junto con militares, pescadores y mariscadores, entre otros sectores, trabajaban en la limpieza por tierra del fuel acumulado que dejara la catástrofe del 13 de noviembre del 2002. Entre ellos, había gente de las Islas Baleares o de Valencia, pero también de lugares más próximos como Lugo. Precisamente, un grupo de voluntarios gallegos fueron los que protagonizaron la imagen que acompaña a esta noticia. Entre todos, trazaron la silueta de un corazón sobre las rocas manchadas de fuel de la playa de Traba, en Laxe, haciendo referencia a que la unión hace la fuerza, y que juntos, ganarían la batalla. Una situación que se puede extrapolar al día de hoy y a la situación de emergencia sanitaria que vive el país, de la que la Costa da Morte tampoco se libra con ya tres casos positivos de coronavirus y otros posibles contagios.

Otras ayudas

Como se decía anteriormente, se dieron otro tipo de ayudas en ese 19 de marzo del 2003. El presidente de la Casa de Galicia en Badajoz, Luis Vilela Camiño, acudió a Camelle (de donde era su madre) para entregar a la cofradía un talón con los 21.017 euros. El alcalde de Corcubión declaró que habían recibido casi 12.000 euros en ayudas de diversos grupos y actividades, y que otros 5.000 habían llegado. El voluntario llegado de Orihuela a Muxía, Manuel García Gil, expuso obras de arte y un libro basados en su experiencia con el chapapote durante varios días en la Casa da Cultura. También en Muxía, alumnos del instituto Ramón Caamaño viajaron hasta Valencia, invitados por la Junta, el Ayuntamiento y otro instituto, para pasar unas vacaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La solidaridad sigue llegando a la Costa da Morte con motivo de la marea negra del Prestige