Colectivos de 16 municipios aúnan fuerzas para frenar la instalación de parques eólicos en el rural

Outes CORRESPONSAL

CARBALLO

19 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras una reunión que tuvo lugar

en Santiago, plataformas vecinales pertenecientes a 16 municipios han decidido unir sus fuerzas con la finalidad de «traballar

para asegurar un marco legal xusto e con garantías para que o rural non esmoreza», tal y como afirman desde la nueva asociación. Las entidades que integran el colectivo son de Outes, Mazaricos, A Baña, Samos, Negreira, Ponteceso, Carballo, Santa Comba, Coristanco, Ordes, Cerceda, Frades, Mesía, Oroso, Tordoia y Trazo. Todos los representados tienen un fuerte entorno rural y están afectados por proyectos eólicos puestos en marcha o que se están tramitando ante la Administración.

El principal denominador de estas plataformas vecinales son los planes eólicos que, desde su punto de vista, consideran abusivos porque «poñen en risco a seguridade, a saúde e a economía das persoas que viven nesas zonas, ademais da afectación grave ao patrimonio natural, histórico e inmaterial, do impacto na paisaxe e a perda de superficie agraria e forestal», explica Jessica Rey, integrante de la Rede Galega por un Rural Vivo. Esta asociación denuncia el uso que se hace del medio rural como «polígono industrial», sin tener en cuenta las implicaciones que los parques pueden tener sobre la población y el entorno, «condenando ao rural a un futuro moi incerto e a unha aceleración do