Mecatrónica, robótica y webs harán que las empresas paguen por estudiar

Institutos e industrias ya tienen diseñado el mapa de la FP dual para el curso 20-21


Carballo / la voz

«Buena parte de los alumnos de robótica serán universitarios». Andrés Brañas, profesor del Fernando Blanco, no es adivino. Le basta con observar el mercado laboral para saber lo que ocurrirá en cuanto se implante la FP Dual de esta especialidad en el centro ceense. Él en la zona sur de la Costa da Morte y Manuel Verdes, del Monte Neme, en el norte, tienen más que caladas las necesidades de las principales empresas. Les ha bastado con hablar con sus directivos para saber cuáles son las especialidades formativas cuyo nivel de paro será negativo, por debajo de 0.

En Carballo apostarán por un ciclo superior megatrónica, una disciplina integradora de las áreas de mecánica, electrónica y sistemas cuyo objetivo es proporcionar mejores productos, procesos y sistemas industriales. Necesitan que las empresas se comprometan a becar a 12 alumnos, pero ya pueden darlo por hecho. Calvo, Herfraga, Unemsa, Finsa, Estrella Galicia y Malasa están muy interesados.

Intentarán promocionar el ciclo de Instalaciones Eléctricas y Automáticas, donde faltan alumnos y sobra el interés de empresas como Grupo Mariño, Garaysa, Novolux, Pereira y Xonxa. Ahora, en el segundo curso de la especialidad solo hay 5 alumnos, de los que dos empezaron ayer mismo la formación dual en Calvo. Los demás no están interesados o no tienen las calificaciones necesarias.

Otro de los nichos de empleo es el del mantenimiento de la maquinaria agrícola e industrial. Agalma, la asociación gallega que reúne a este tipo de empresas se ha puesto en contacto con el Monte Neme para que se ponga en marcha un ciclo que forme a personal que necesita. La carencia de mecánicos es brutal, dice Manuel Verdes, por lo que también existe la posibilidad de que haya un ciclo formativo de esta especialidad, aunque no está claro si será de la variedad dual completa o de que la que se ha puesto en marcha en la zona con una veintena de personas y que afecta exclusivamente a los alumnos de segundo año. Se trataría de hacer la mitad del curso en el centro y el resto en las empresas que estuvieran interesadas. El salario es la mitad del mínimo interprofesional.

Maximino Romero

En el Maximino Romero de Lema, de Baio, tienen también todo el pescado vendido. Una empresa ya ha manifestado su interés incluso de trasladarse a Zas si puede becar a los 12 estudiantes para la formación dual en realización de aplicaciones de páginas web, tal es la necesidad de personal especializado.

La cuarta esquina de este tinglado en el que promete casi pleno empleo es la robótica, con todos los números para implantarse como ciclo superior en el Fernando Blanco. «Los chavales de ESO estudiarán especialidades que aún no existen», explica Andrés Brañas. Así de deprisa van las cosas en la formación cuando se trata de adaptarla a las necesidades de las empresas, de las que siempre van a remolque. En Cee tienen Instalaciones eléctricas y automáticas, con solo 5 alumnos en segundo y una larga cola de empresas interesadas en contratarlos. «Las empresas de ascensores se están robando recursos humanos unas a otras. Los hay en todas partes, el mantenimiento es obligatorio por ley y los alumnos son muy pocos. Las compañías se tiran de los pelos», explica.

Fernando Blanco

En Cee también se han quedado muy lejos de atender las demandas de las empresas. Habían firmado seis convenios, pero solo un alumno ha cumplido los requisitos académicos.

Andrés Brañas considera que se trata de un problema coyuntural. «Participamos en un programa de movilidad y se fueron por Europa, a Dinamarca, Alemania y Polonia, en noviembre. Vino bien para alguna cosa, les dio experiencia, pero pasó factura a nivel de resultados», explica.

«Aún llamaron ayer mismo para otra beca, la número 13»

Manuel Verdes es uno de los 47 profesores liberados en Galicia para dedicarse exclusivamente a la promoción de la FP dual. Trabaja en el Monte Neme, otro de los centros donde la demanda de estudiantes ha superado la oferta. Ya son 13 los estudiantes de segundo curso que desde ayer están trabajando y estudiando al mismo tiempo. «Aún llamaron ayer mismo para otra beca», explica el docente. Fue desde el Grupo Mariño, con sede en Ponteceso, para un puesto de administrativo. Desde este empresa, como desde otras del mismo sector, habían pedido electricistas, pero en el curso solo hay cinco y dos fueron para Calvo. No había más.

«Las empresas llaman constantemente en busca de trabajadores formados», explica, pero no hay estudiantes suficientes. La de ayer era una empresa de Ordes que demandaba empleados, porque no los hay y las necesidades de las empresas son muy grandes. De hecho, la falta de mano de obra cualificada les hace muy difícil poder crecer, atender los encargos que se les hacen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mecatrónica, robótica y webs harán que las empresas paguen por estudiar