Liñares, en un callejón sin salida

El fallo de la Audiencia Provincial deja en entredicho su continuidad en la alcaldía


Carballo / La Voz

La sentencia de la Audiencia Provincial, por la que se desestima el recurso de apelación presentado por la defensa y ratifica la condena de ocho años de inhabilitación por prevaricación administrativa, dictada en primera instancia por el Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña, deja al alcalde de Cerceda, José García Liñares, en una más que complicada encrucijada. En una especie de callejón sin salida.

El veterano político socialista -es regidor desde febrero de 1995- tenía sus esperanzas en que el tribunal entendiera que lo sucedido en su día con la contratación de una obra en el jardín botánico había sido, en todo caso, un error meramente administrativo y no penal, y que no era atribuible a él, sino a los técnicos que supervisaron el procedimiento de licitación de una actuación presupuestada en 325.000 euros.

Sin embargo, la Audiencia Provincial tumbó su recurso y ahora a José García Liñares le queda aceptar el fallo o recurrir ante el Tribunal Supremo. Dejar la alcaldía o seguir. Liñares dijo el 11 de diciembre en Radio Voz Bergantiños que si la resolución no era favorable a sus intereses lo normal es que dejara el cargo.

Ayer no quiso hacer una valoración sobre este nuevo revés judicial y aplazó cualquier tipo de explicación para antes del próximo lunes. Sin embargo, mantuvo varias reuniones con compañeros de gobierno y de partido para analizar su situación jurídica y política ante el fallo de la Audiencia Provincial. Ya había dejado claro recientemente en La Voz de Galicia que si la Audiencia Provincial desestimaba su recurso acudiría al Tribunal Supremo, al que califica como un órgano jurídico «máis garantista».

Ahora bien, independientemente de que acuda al Supremo para defender su inocencia, ¿continuará al frente del consistorio? Todo apunta a que no, que finalmente optará por marchar y litigaría fuera ya del corsé que conlleva llevar el bastón de mando. Primero, porque el secretario municipal, con el que mantiene una nefasta relación personal y profesional, ha dejado claro siempre, por activa y por pasiva, que no le dejaría trabajar con normalidad. De hecho, el funcionario siempre puso trabas a su continuidad en el cargo y Liñares tuvo que delegar en su momento en la número 3 del PSOE cercedense, Cristina Capelán, que ejerció de alcaldesa en funciones. Ahora, todo apunta a que no se repetirá el procedimiento. Y es que a diferencia de lo ocurrido en marzo del pasado año, la Audiencia Provincial ha hablado y ha dejado claro que José García Liñares había ordenado el inicio de las obras para la construcción de unas lagunas artificiales en O Acevedo sin antes haberlas contratado legalmente. Es decir, las actuaciones comenzaron «al menos el día 31 de marzo del 2015 y el decreto de adjudicación y la firma del contrato con la empresa no tuvo lugar hasta el 10 de abril», según reza el fallo de la Audiencia Provincial.

Posibles sustitutos

De concretarse su marcha, ¿quién ocuparía el cargo de alcalde hasta la conclusión del mandato? Hay una propuesta que está muy encima de la mesa y en la practica totalidad de las quinielas sale como ganador para sustituir a José García Liñares, quien acaba de cumplir 69 años. Se trataría de Juan Manuel Rodríguez García. Tiene 29 años, reside en Cerceda y es licenciado en Sociología. Es el actual número 2 del ejecutivo local y en el 2015 fue en las listas socialistas como suplente.

Su nombre ya salió a la palestra en marzo del pasado año cuando Liñares estaba pendiente de la resolución del recurso de la Audiencia Provincial, que en aquella ocasión ordenó reiniciar el juicio al entender que el togado que lo había juzgado en primera instancia no había sido «imparcial». Por aquellas fechas incluso se barajó que Juan Manuel Rodríguez lideraría la lista socialista para los comicios del mes de mayo. Finalmente, Liñares pudo presentarse como candidato y obtuvo su sexta mayoría absoluta consecutiva.

La otra alternativa, pero por la que nadie casi apuesta, es Cristina Capelán, a la que Liñares siempre agradeció haberse comido el marrón de coger la alcaldía de forma interina. Capelán es responsable del área de Deportes de la Diputación y no parece que vaya a coger el bastón de mando. En todo caso será la agrupación socialista y sobre todo, Liñares, los que decidan.

«Se sae mal o normal é que me vaia», dijo Liñares en Radio Voz el 11 de diciembre

Las quinielas apuntan a Juan Manuel Rodríguez, número 2 del PSOE, como posible sucesor

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Liñares, en un callejón sin salida