El Bergantiños, con dos caras muy distintas, pierde de nuevo en casa

El buen segundo tiempo no se materializó con goles y el Arousa ganó 1-3


carballo / la voz

Bergantiños: Cristopher; Toni, Aarón, Iago López, Marcos Rodríguez; Agulló (Álex Diéguez, min. 85), Diego, Yelco, Cano; Duque y Rubén Rivera (Remeseiro, min. 66). 

Arousa: Manu Táboas; Adrián, Coti, Pedro, Trapero; Iago, Manu, Javi Otero, Rober (Suso, 76); Jorge Sáez (Pacheco, 85) y Pedro Beda (Julio, min. 81).

Goles: 1-0, min. 20: Jorge Sáez; 1-1, min. 34: Cano; 1-2, min. 43: Róber y 1-3, min. 53: Pedro Beda.

Árbitro: Sergio Miguens Santiago. Muy protestado por el segundo gol del Arosa en aparente fuera de juego y por no aplicar una ventaja clara de Duque que acabó en gol.

Incidencias: Más de media entrada en una tarde fría pero sin viento ni apenas lluvia en el campo municipal de As Eiroas de Carballo.

El Bergantiños jugó prácticamente dos partidos distintos ayer entre el primer y el segundo tiempo frente a un Arousa que fue mucho más efectivo y se llevó el triunfo en As Eiroas por 1-3. Aunque los locales no acusaron tanto como se esperaba el desgaste del partido contra el Sevilla tampoco propusieron prácticamente nada en la primera mitad y en la segunda, en la que sí mejoraron notablemente, les faltó la fortuna para materializar alguna de sus múltiples ocasiones de gol.

En el arranque ninguno de los dos equipos lograba hacerse con el control del juego y al balón le costaba tocar el suelo en una sucesión de rebotes, pérdidas y robos prácticamente sin salir nunca del centro del campo.

Las primeras aproximaciones locales corrieron a cargo de una falta que metió bien una falta al corazón del área, pero la pelota se paseó sin encontrar rematador. También Cano, en una jugada de calidad personal, la puso bien para Duque que estaba demasiado rodeado de rivales para encontrar rematador.

Sin embargo, y sin hacer excesivos méritos, la sensación de peligro parecía estar en las botas de los visitantes Pedro Beda, Róber y, sobre todo, Jorge Sáez. De hecho fue el ex del Bergantiños el que impuso su potencia en un contragolpe tres para tres en el que batió a Cristopher con un remate ajustado a la cepa del poste derecho que supuso el primero del partido de Sáez.

Acto seguido respondió bien el Bergantiños con un balón de Cano para Duque, que se coló bien entre líneas pero no acertó con el remate, que rechazó Manu Táboas para evitar el empate.

Solo un par de minutos después, al filo del 24, a punto estuvieron de volver a liarla los tres de arriba el Arousa, pero Sáez, aunque remató a gol estaba en fuera de juego.

Un disparo de Diego que salió desviado a córner y un detalle de calidad de Rubén Rivera que a punto estuvo de meterla con el pecho fueron de lo poco que se le vio a los rojillos en ataque hasta que un fallo de Manu Táboas, que no agarra el balón a la salida de un córner, le sirvió a Cano para hacer el empate, con el que parecía que se iba a llegar al descanso.

No fue así, porque a punto de que se cumpliese el tiempo reglamentario, Róber aprovechó el desconcierto de los carballeses que reclamaban fuera de juego para marcar a placer y adelantar de nuevo a los visitantes, sin tiempo ya para la reacción local antes de tomar el camino de los vestuarios.

El segundo tiempo fue claramente de los locales. Encontraron su juego y, por fin, daban sensación de peligro. Al margen del gol de Pedro Beda de cabeza en el min. 53, en el que pareció que Cristopher pudo haber hecho más, y un mal pase de Marcos que aprovechó Róber para disparar al poste, el resto resultó prácticamente todo un monólogo de los rojillos. Tanto que el entrenador visitante, Rafa Sáez, no dudó en sacar el campo a falta de 25 minuto a uno de sus hombres más determinantes en ataque para meter a otro defensa.

El Bergantiños también ganó en alegría ofensiva con los cambios y, una tras otra, se iban sucediendo las ocasiones de gol, todas con el mismo resultado, o remates que acababan fuera o un inexpugnable Manu Táboas.

Lo intentaron con todo y tuvieron oportunidades para igualar e incluso darle la vuelta al partido, pero al final los rojillos suman otra nueva derrota en casa, que los sitúa muy lejos de lo que eran sus aspiraciones al inicio de temporada. Aunque lo visto ayer durante la segunda parte y, sobre todo, la cara que supo plantarle al Sevilla en la Copa del Rey invitan a creer que el equipo, en esta nueva etapa con Borja Facal, puede dar bastante más de lo que a día de hoy indican los 16 puntos que lo sitúan al borde del descenso.

Manu Táboas anuló él solo toda opción de reacción de los carballeses

El portero del Arousa, Manu Táboas, que falló de manera estrepitosa en el primer gol del Bergantiños, se bastó el sol para anular durante la segunda parte cualquier opción de remontada carballesa. Las paró de todas las formas posibles, siempre con notable éxito.

Con el Bergantiños volcado y siendo netamente superior a los visitantes mandó a córner un disparo de Duque (min. 71), se marcó otro paradón a remate de Marcos (min. 71), que se había incorporado al ataque y le ganó el mano a mano en la salida a Diego (min. 80). Incluso se permitió el lujo de interceptar, solo un minuto después, un disparo de los carballeses que le venía rebotado de su propia defensa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Bergantiños, con dos caras muy distintas, pierde de nuevo en casa