El Bergantiños jugará en Riazor la Copa del Rey frente al Sevilla

Así lo confirmó el presidente del club carballés, Luciano Calvo Pumpido, tras ofrecer la Real Federación Española de Fútbol el estadio coruñés


Carballo / La Voz

El partido de la Copa del Rey entre el Bergantiños y el Sevilla dio en la tarde de hoy un giro inesperado. Cuando por la mañana todo apuntaba al Vero Boquete de Santiago como escenario más probable de celebración del encuentro, correspondiente a la primera eliminatoria (a partido único), el Deportivo accedió finalmente a la cesión de Riazor dada la enorme expectación que ha levantado el encuentro entre la afición bergantiñana. A última hora de la tarde, el presidente de la entidad carballesa, Luciano Calvo Pumpido, dio su versión de cómo se encuentra la situación: «Las conversaciones están muy avanzadas y van por buen camino. Mañana el vicepresidente del Bergantiños, Juan Lorenzo, se reunirá con el director general del Deportivo, José González Dans, para acabar de perfilar un acuerdo. Puedo decir que al 99 % que el Bergantiños jugará el partido contra el Sevilla en Riazor».

En todo caso club rojillo tiene de plazo precisamente hasta mañana para aceptar una de las cuatro opciones que le había ofrecido la Real Federación Española de Fútbol para disputar el encuentro, fijado para el miércoles 18 de diciembre a las seis de la tarde, dos horas antes del clásico liguero entre el Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou: Riazor, Abegondo, Vero Boquete y A Malata. Pero si nada se tuerce, el escenario escogido será Riazor.

Y es que en el club bergantiñán se mostraron aliviados por este cambio de rumbo de los acontecimientos, por otra parte inesperados. En la junta directiva tenían claro que si el duelo no se podía disputar en su campo, el municipal de As Eiroas, querían hacerlo en Riazor. Pero visto lo visto, el club carballés ya barajaba otros escenarios y ganaba enteros el Vero Boquete de Santiago hasta que saltó la bomba: el Dépor cedía Riazor.

Comunicado de la RFEF

A través de un comunicado, el organismo federativo advirtió al Bergantiños de que «en 24 horas deberá responder y en caso contrario será la federación la que decida la sede del partido». Y argumentaron las razones por las que no ha aceptado As Eiroas: «El 14 de noviembre, la RFEF informó por escrito al Bergantiños de que, una vez analizado el informe de situación de su estadio solicitado en agosto, se consideraba que el campo no es apto para la disputa de partidos de Copa del Rey, tal y como se pudo certificar por los técnicos federativos en la visita». Y añadieron: «¿Qué no cumple el estadio? Distancia mínima de separación entre el terreno juego y los espectadores, banquillos mínimos establecidos, iluminación artificial inferior a 800 luxes, no cuenta con controles de acceso ni rutas de entrada y salida, no cuenta con dependencias para la clínica de urgencia y carece de áreas de trabajo adecuadas para los medios de comunicación», esgrimieron en la RFEF. «Vista esta situación, desde la RFEF se instó al club a buscar una instalación alternativa. Esta misma situación se ha producido con otros ocho clubes y en todos los casos se ha podido alcanzar una solución satisfactoria para todos».

La opción de Sevilla

«La opción que plantea el Bergantiños de jugar en el Estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla supondría una adulteración de la competición ya que el estadio no cumple con el criterio de proximidad geográfica que sí ha sido tenida en cuenta en otras solicitudes similares, además de que, por eso mismo, vulnera el espíritu del nuevo formato de esta competición», añade el comunicado. La RFEF no alcanza a entender -como ha explicado el director de Competiciones de la RFEF, Alfredo Olivares-, que el club manifieste que la disputa del encuentro en estadios situados a 50 o 90 kilómetros con un tiempo mínimo de 70 a 90 minutos de transporte supondría una «enorme dificultad para ofrecer servicio de autocares» o que sería «un error histórico que dicho partido se celebrase sin la posibilidad de que nuestras bases pudiesen acudir a dicho evento» y, por el contrario, proponga como campo alternativo uno situado en la ciudad de Sevilla, a casi 9 horas y más de 950 kilómetros de distancia, acusa el ente federativo.

«Ante estos hechos, la RFEF, a través del director del Área de Competiciones, Alfredo Olivares, y tras conversaciones con la Secretaría General de la RFGF, se ha puesto en contacto con el Deportivo, al que agradece, en la persona de su presidente, Paco Zas, y su junta directiva, su generosidad, anteponiendo su cariño a los aficionados al fútbol de Galicia. Así, se ofrecen las siguientes posibilidades: la ciudad deportiva de Abegondo, que cumple íntegramente todos los requisitos reglamentarios, se encuentra a 20 minutos de Carballo por carretera, su capacidad es el doble que el de As Eiroas, su uso no afectaría al desarrollo normal de los partidos del Deportivo y, a diferencia de lo que ocurre con Riazor, sería cedida de manera gratuita por este club. O en su defecto el estadio de Riazor, que pese al riesgo de deterioro que pueda sufrir el campo y considerando que es mejor opción Abegondo, el Deportivo lo ha ofrecido apelando a la solidaridad con Carballo, en el que residen muchos de sus aficionados», afirma el comunicado de la Real Federación Española de Fútbol.

Ahora, es el Bergantiños el que debe decidirse por una de estas cuatro opciones. Todo apunta, salvo imprevistos de última hora, que será Riazor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El Bergantiños jugará en Riazor la Copa del Rey frente al Sevilla