La pasarela de O Ézaro enfila el final con la vista puesta en Semana Santa

El mal tiempo dificulta el avance de los trabajos, que son ya más que visibles


cee / la voz

De no ser por el mal tiempo persistente de las últimas semanas resultaría más que probable que en estas próximas Navidades, mucho antes del plazo máximo de ejecución de la obra, se pudiese utilizar ya la nueva pasarela de la Cascada de O Ézaro. En cualquier caso, aún no está descartado del todo y desde el Concello de Dumbría, aunque no se atreven a dar plazos, sí que confían en que para Semana Santa esté plenamente operativa.

Aunque el grueso de la estructura está ya ejecutada aún queda tarea y no precisamente sencilla debido a la sucesión de viento y lluvia. Por poner un ejemplo, de lo que supone el trabajo en estas condiciones, cabe reseñar que los soldadores de la empresa ferrolana que está haciendo las barandillas de acero inoxidable tienen que utilizar una caseta móvil para poder seguir avanzando.

En cualquier caso, y contratiempos aparte, lo que está claro es que la infraestructura, que construye la empresa Daniel Ogando y que suma un presupuesto global de más de 650.000 euros sumando las distintas fases, va a suponer un antes y un después en cuanto a accesibilidad a este atractivo natural. Sobre todo, porque salva las escaleras actuales junto a la central.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pasarela de O Ézaro enfila el final con la vista puesta en Semana Santa