Temor a lo peor


La delincuencia se reconvierte constantemente. Ahora va a por las joyerías. Son hurtos y la pena es mucho menor. Entran por una puerta y salen por la otra, pero arruinan a los afectados. Sin embargo, lo que viene a encender las alarmas y alertar de las vías por las que circula la sociedad es el ataque y agresión brutal homófoba a dos jóvenes por parte de tres cachorritos envalentonados con su testosterona irracional. Y por encima, las apaleadas, a callar por temor a lo peor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Temor a lo peor