Una pica en la capital británica

Apostar en el reino del «brexit»

durham

La arriesgada iniciativa de la Diputación coruñesa de plantar una pica en Londres en forma de estand propio en la gran feria turística World Travel Market solo puede ser recibida con un aplauso. Un aplauso que debe ser más sonoro por parte de los 18 municipios que recorre el Camino Inglés, el cual va a convertirse en lo que en el mundo periodístico se llama una percha. Es decir, el hilo del que tirar para mostrar inmediatamente después la Costa da Morte (el topónimo es una invención de la prensa británica documentada desde hace no mucho tiempo) y luego el resto de la oferta turística de la provincia, que no hay que decir que es mucha, de calidad y variada.

El cambio en María Pita tras las pasadas elecciones municipales ha traído una evidente mejoría en las relaciones entre gobierno local y Diputación. El trabajo constante de Lanzada Calatayud al frente de Turismo de A Coruña -impecablemente profesional- no ha lucido hasta ahora como debería haberlo hecho.

El que a Londres vaya ella y que haya habido desde la primavera más fluidez y entendimiento entre ambas instituciones redundará en beneficio del territorio. O sea, de los negocios que lo conforman en unos momentos en que Galicia bate récords de visitantes, lo cual a su vez ratifica el buen hacer de Turismo de Galicia.

Pero hay zonas grises en las cuales el optimismo semeja ser un lujo. Si bien en la lista de los 18 figuran municipios que apoyan firmemente el Camino Inglés desde hace años, y por suerte de distinto color político (ahí está Abegondo con su proyecto de fuentes, Pontedeume, Oroso, Carral, Neda, Betanzos…), aparece también el nombre de otros que se sitúan por voluntad propia entre Pinto y Valdemoro. Narón y Culleredo -tibios, por decirlo de manera que se entienda a la primera-, y Cambre -con una postura que para ser generosos habría que calificar de poco clara- deben meter una marcha más y derrochar actividad en la asociación de municipios del Camino Inglés creada hace poco y que necesita coger velocidad de crucero.

Londres va a ser una pequeña prueba de fuego. Los diputados Antonio Leira (concejal en Oroso e innegable veterano promotor de esa ruta) y Xosé Regueira (concejal en Carballo y responsable del área de Turismo) se juegan su prestigio al aceptar el desafío no menor de que la Diputación se presente en la cita mundial de la capital británica, lo cual no es moco de pavo porque aquello es la meca de los mayoristas. Por el bien de Galicia en general, y por supuesto de la provincia de A Coruña en particular, hay que pedirle y hasta rogarle al Apóstol que eche una mano y que el éxito corone la empresa. A la cual, reconozcámoslo o le falta un punto de osadía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una pica en la capital británica