Camilo Díaz Molk: «Nuestro padre nos inculcó el espíritu del trabajo, de fijarse metas e ir a por ellas»

Gerente del grupo carballés Dimolk: «Queremos cerrar proyectos antes de que finalice el año y consolidar lo que hemos conseguido con la expansión»


Carballo / La Voz

La familia Díaz Molk inauguró el jueves por todo lo alto sus nuevas instalaciones de Nissan. El gerente del grupo carballés, Camilo Díaz Molk (Carballo, 1968), analiza el pasado, el presente y el futuro de la empresa y del sector.

-Le noté emocionado este jueves cuando se refería a su padre.

-Me pasó un poco como al futbolista que marca un gol y lo dedica a alguien que ha fallecido o a su hijo recién nacido... Son momentos que te hacen pensar en la gente que estuvo ahí. Con la inauguración y con tanto público recuerdas de dónde vienes, el camino que has recorrido y a dónde quieres llegar.

-Si viviera su padre, ¿qué diría de toda esta transformación de Dimolk, de pasar de 5 a 111 trabajadores?

-Mi padre siempre fue una persona muy emprendedora, estaba todo el día con proyectos en la cabeza y siempre tuvo la inquietud y la ilusión de hacer cosas. Creo que siempre fue consciente de que teníamos capacidad suficiente para seguir creciendo y abordar nuevos proyectos.

-¿Qué queda de aquel chaval de 15 años que empezó con su padre en el mundo del automóvil?

-Por aquel entonces estudiaba BUP y llevaba un poco las cuentas del negocio. Mi padre siempre nos inculcó, desde pequeños, el espíritu del trabajo, de sacar las cosas adelante, de fijarse metas e ir a por ellas.

-El grupo Dimolk empezó su plan de expansión en el 2012. ¿Por qué esa necesidad de crecer y precisamente en plena crisis?

-Hay que expandirse y hacerse más grande porque es el mundo en el que vivimos. No solo en el sector del automóvil, esto es extrapolable a todos los sectores. El consumidor es muy exigente, está cada vez más preparado y eso conlleva realizar un amplio despliegue de medios, de nuevas inversiones... En definitiva, crecer porque así lo demanda el mercado. Con respecto al arranque de la expansión en plena crisis económica puedo decir que el grupo Dimolk siempre ha crecido, de forma muy consolidada y con buenos cimientos, con buena base. Seguramente habiendo arriesgado mucho más posiblemente hubiéramos obtenido un volumen [de negocio] mucho mayor, pero....

-Pero también se arriesga más...

-Por eso preferimos crecer y consolidar el nuevo modelo de negocio. Y una cosa muy importante: también es necesario integrar lo que has logrado. Muchas veces no son importantes los recursos financieros, ni las instalaciones. Muchas veces la clave es tener una buena organización y coordinación del personal. En los últimos diez años hemos pasado de tener una plantilla de 25 empleados a tener 111. La integración de los nuevos equipos es para mí lo más importante.

-¿Por qué Nissan y no otra marca?

-Nissan es una marca muy complementaria de Peugeot. Es curioso, el cliente de Nissan no suele tener el mismo perfil que el de Peugeot porque busca otro tipo de cosas en el coche. Y también había un interés de Nissan por tener una mayor presencia en aquellas zonas en las que no tenía cobertura comercial, como la Costa da Morte.

-Dice que el potencial cliente de Nissan busca algo diferente al de Peugeot. ¿Qué busca entonces?

-Equipamientos muy innovadores a precios muy asequibles y tiene una vocación enorme por el tema del eléctrico. Nissan es una marca líder en este segmento.

-O sea que el Grupo Dimolk busca posicionarse en el mercado del eléctrico a través de Nissan.

-Sí, pero teniendo en cuenta que los productos que ofrecen Nissan y Peugeot son complementarios y no chocan entre sí. Peugeot es un constructor que ofrece un vehículo de calidad impecable en motorizaciones diésel y también gasolina, y ahora empieza con el eléctrico, pero ahí Nissan es todo un referente mundial.

-¿Tiene cabida el eléctrico en un mercado, como el de la Costa da Morte, tan vinculado al diésel?

-En la Costa da Morte y en Galicia en general, hay que quitarse de encima los complejos de que aquí parece que somos todos rurales. Es una comarca como otra cualquiera, el cliente es el mismo que el de una ciudad. No hay tantas divergencias como se dice. Las estadísticas indican que el kilometraje y las distancias recorridas no presentan grandes variaciones entre una gran ciudad y lo que se pretende denominar como rural. La clave en todo esto es un cambio de chip.

-¿Y qué papel deben jugar los constructores y las casas comerciales en este cambio de chip?

-De asesorar al cliente, de entender que es lo qué demanda y adaptarse a sus necesidades. Ahora se habla más de movilidad que de automóvil. Mire, el otro día paseaba por Carballo, donde hay un punto de carga que se puso en funcionamiento hace poco tiempo, y ya veía enchufados dos coches. Es decir, ya estaba al 100?% de su capacidad de carga pública. Por eso es necesario que las Administraciones, los constructores, las casas comerciales y los clientes conviertan el eléctrico en una realidad.

-Las fusiones y las compras están al orden del día en el sector del automóvil. ¿Ya vislumbra nuevos horizontes para Dimolk?

-Cuando me preguntan de futuro siempre pienso en Estados Unidos. Es una sociedad muy libre, en el sentido de que no te miden por el número de negocios que abres, sino por el número de veces que te has equivocado y has salido adelante.

-Y usted se ha equivocado mucho?

-Siempre te equivocas. El éxito consiste en trabajar y en tener siempre más aciertos que errores.

-Pero el error cuando eres pequeño suele tener menos consecuencias que si eres grande.

- La clave es contar con un gran equipo. Saber delegar. La empresas las hacen fuertes los profesionales que tienen. Y le pongo un ejemplo, yo hace diez años me sabía el precio del tóner de la fotocopiadora, hoy ese tipo de detalles no los controlo. Pasamos de estar los tres hermanos trabajando y gestionando el negocio en Carballo a diversificar la forma de trabajar entre los diferentes puntos de venta.

-Y después de Nissan qué toca.

-Queremos cerrar proyectos de manera inminente este año. Tenemos que abrir otro punto de posventa, tanto en Peugeot como con Nissan, y consolidar los ya existentes. En Peugeot se harán cosas en la zona de Ferrol. También, con respecto a Peugeot, lo más seguro, es que este año lo cerremos representando la marca en toda la provincia.

-¿Qué previsiones ofrece para Dimolk a corto y medio plazo?

-Buscamos consolidar y apuntalar la estructura que tenemos. Escuchamos nuevos proyectos, pero lo inminente es integrar y consolidar lo que se ha alcanzado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Camilo Díaz Molk: «Nuestro padre nos inculcó el espíritu del trabajo, de fijarse metas e ir a por ellas»