Iria Romar: «Evacuamos un edificio de dos mil personas para grabar con Chuck Norris»

Personas con historia | Las campañas publicitarias en las que trabaja le permiten conocer grandes estrellas


carballo / la voz

Iria Romar Pais vive a más de 10.600 kilómetros de su Corcubión natal, donde nació hace 34 años. Lleva seis (llegó un 13 de septiembre) en Chile, un país fascinante y aún bastante desconocido en Europa. Es comunicadora audiovisual y trotamundos desde el primer momento: estudió dos años en la USC, después en París y más tarde en Madrid, con becas Erasmus y Séneca. Siempre quiso «trabajar detrás de las cámaras y contar historias», y eso es lo que hace ahora como gerente del área de publicidad, contenidos y redes sociales de Movistar-Telefónica Chile. Así que por sus manos pasan las campañas publicitarias de la compañía en todos los soportes.

Cruzó el mundo porque quería «aventuras». Todos los taxistas le preguntan de dónde es y se sorprenden al saber que viene de tan lejos, donde cambian hasta las estaciones. Una amiga de Valencia que ya estaba allí fue el enganche, y hasta hoy. «Llegué con ganas de viajar por la zona, y es algo que me ido haciendo cada vez que tengo la oportunidad: Chile de norte a sur (de Arica a Punta Arenas), con sus volcanes, sus glaciares espectaculares, sus desiertos de sal, de rocas, sus valles verdes, sus parques naturales, sus islas -Pascua, Chiloé- y todo lo que puedo alrededor: Argentina (Buenos Aires, Ushuaia, Puerto Madryn, Glaciar Perito Moreno, Cataratas de Iguazú, Mendoza…), Uruguay, Paraguay de lado a lado, Perú con Lima, Cuzco y Machu Picchu, Río de Janeiro en Brasil, Colombia de extremo a extremo, Islas Galápagos en Ecuador, Cuba con sus playas y sus zonas verdes, Bolivia y su Salar de Uyuni… Por trabajo viajé también hace dos años a Las Vegas y San Francisco a un seminario de inteligencia artificial, a Madrid este mes de junio pasado y dentro de dos días, a Buenos Aires a un seminario de marca Movistar».

Iria vive «en constante reinvención»: adaptándose, resolviendo o disfrutando de situaciones cotidianas. Con esa actitud fue abriendo puertas: trabajó para una web para periodistas, como asistente de dirección en un reality estilo Gran Hermano en uno de los principales canales de televisión del país, en una agencia de publicidad digital y, desde hace ya más de 4 años, en Telefónica, en varios cargos. El que tiene ahora le permite aunar sus conocimientos y experiencia laboral como comunicadora audiovisual con los de márketing digital y contar historias, desde pequeños temas a grandes campañas de comunicación con fuertes estrategias detrás. Se ha relacionado con personas conocidas. Muchas, muchas chilenas, que no tienen tanto alcance en España (actores, futbolistas, presentadores televisivos, modelos, humoristas)… y otras que sí tienen más tirón internacional: Chuck Norris, Mala Rodríguez o el futbolista Alexis Sánchez, protagonistas todos de diferentes campañas publicitarias de la marca. Con todo, las experiencias fueron muy gratas.

Con Chuck Norris estuvo en marzo de este año: «Evacuamos un edificio de 2000 personas (el lugar donde trabajamos aquí) para grabar con él, simulando una alarma de emergencia para, una vez que la gente estaba en la calle, descubriese que se trataba de una acción publicitaria con un protagonista especial: Chuck Norris, El Activador. Venía a Chile a activar Movistar Play, la televisión de la nuevas generaciones, una aplicación que te permite ver televisión en directo y contenidos de películas y series bajo demanda, sin necesidad de decodificadores, antenas y cables. El día fue tremendamente intenso y agotador, y productivo. Utilizamos un helicóptero que aterrizaba en el piso 31 del edificio, en el helipuerto. Comenzamos a grabar a las 8 de la mañana y no paramos hasta muy tarde por la noche, en diferentes localizaciones, con diferentes actores y actrices. Chuck estaba con nosotros en una autocaravana de rodaje y, cuando le tocaba actuar, salía con una sonrisa y hacía su papel ante la cámara. Es un hombre realmente cercano». Añade: «Verlo delante era realmente como ver una película ante tus ojos, una leyenda del cine y de Internet, en tu misma mesa, interpretando contigo un mismo proyecto que llevaba gestándose meses».

Su experiencia con La Mala Rodríguez fue igualmente especial: «Fue un AMOR, en mayúsculas, ya que tenía a todo el equipo con el corazón ganado desde antes incluso de aterrizar».

Las experiencias de Iria en Chile van mucho más allá de su faceta profesional. Hasta en los pequeños detalles: «A mí me ven como argentina cuando hablo dos o tres frases, pero siempre digo que no, que soy española, del norte, de Galicia, una gallega de verdad. Y se sonríen». Integrarse, dice, es muy fácil, y la acogida ha sido muy buena.

En Chile ha podido conocer, por ejemplo, Chiloé, la antigua Nueva Galicia, donde estuvo hace cinco año y también hace un mes. Son 40 islas, y destaca la grande. «Es tremendamente parecida a Galicia: mires por donde mires encuentras mar, verdes bosques con árboles altos, y plantas bajas casi idénticas a los tojos, con sus flores asilvestradas amarillas. Hay vacas por los prados, pescadores en algunos pueblos, y muchas leyendas».

De Chile: «Vale la pena. Está Pascua, las Torres del Paine y San Pedro de Atacama, un pequeño pueblo en el norte de un atractivo impresionante. Son paisajes de contrastes: desiertos de rocas y sal, el Pacífico (que es todo menos pacífico), volcanes a los que puedes llegar a la cumbre y asomarte a su cráter y ver la lava, paredes de hielo en los glaciares del sur...».

Más nombres con historia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Iria Romar: «Evacuamos un edificio de dos mil personas para grabar con Chuck Norris»