Hermanas e hijos unidos por el atletismo en O Fin do Mundo

La familia Papín Estévez estará casi al completo en la carrera de Fisterra, última de Correndo pola Costa


Carballo / La Voz

Son de Fisterra, pero llevan más de veinte años, desde que terminaron casi de estudiar, repartidas entre A Coruña (Cambre y Carral) y Santiago por motivos de trabajo. Son las hermanas Papín Estévez y este domingo, como vienen haciendo desde que se lleva a cabo, no faltarán a la sexta Carreira Pedestre Concello de Fisterra que, además, pondrá el broche de oro al sexto Circuíto Correndo pola Costa da Morte.

Se llaman Inés, Noelia y Carolina y tienen 49, 44 y 41 años, respectivamente. La última no podrá acudir a la cita de manera excepcional por un dolor de muelas. El resto acudirán acompañadas de un hijo, como es el caso de Inés con Mario, de 16 años, y una sobrina, Area, la hija de Carolina, de 13. Esta familia lleva el atletismo en las venas. Es una historia curiosa, pues las tres hermanas no comenzaron a practicarlo hasta hace unos años.

«Íbamos a llevar a nuestros hijos a los entrenamientos del Club Atletismo Sada y nos quedábamos allí sentadas esperando a que saliesen. Un día la entrenadora María Luísa Armesto nos pilló por banda y nos puso a entrenar, sobre todo a las mujeres. Desde ese día, estamos enganchadas», explica Inés. Para ella no es llamativo que todos en la familia practiquen el mismo deporte. Tiene sus motivos: «Esta entrenadora, que fue atleta internacional, ya corría con su marido, un gran obstaculista, y sus tres hijos. Así es que el club Sada se conforma en su gran mayoría por familias en las que corren tanto padres como hijos. Ahora somos unas 200 mujeres casi las que vamos a los campeonatos de España».

Una cosa tiene clara Inés: «Puede empezarse a correr con 40 años. Yo lo hice con 42. Venía del sofá, de no hacer nada, y se agradece. Primero empiezas trotando dos minutos, luego ya haces veinte y, cuando te das cuenta, ¡consigues 10.000 metros!».

Las tres hermanas entrenan dos días a la semana en las pistas de Bastiagueiro. Durante el fin de semana no se pierden ni una competición: «Hacemos carreras populares, pista y cross, y distancias de 5 y 10 kilómetros y medio maratones. En pista, la lista aumenta entre pista cubierta, por equipos, campeonato gallego, torneo de España... Nos gusta mucho ir a competir para disfrutar. Siempre intentas superarte, pero lo fundamental es que se trata de un día de fiesta», cuenta la mayor de las tres. Son muchos los beneficios que le encuentra a hacer deporte: «No lo dejo porque lo que ganas mental, además de físicamente, es una pasada. A mí me ha cambiado la vida, la forma de verla y de vivirla».

Son más hermanos. En total, cinco, con una mujer y un hombre más. En la familia, otras dos primas son deportistas: Carmen María Ballón, la auxiliar de técnico deportivo del Concello de Fisterra, que precisamente es la encargada este año de organizar la carrera que cierra el circuito de atletismo de la comarca, y Reyes. «Lo llevamos en la sangre», dice Inés entre risas.

La carrera de Fisterra será especial para ellas: «Lo es siempre y no nos la perdemos por nada en el mundo, salvo por causas mayores», expresa. Aunque van a O Fin do Mundo a menudo ya que tienen a toda la familia allí, esa jornada el pueblo cobra un color distinto, dice: «Correr con la gente del pueblo es una gozada, y que te animen, todavía más. Ahora hay más ambiente que en los primeros años porque la gente está más enterada de que hay una prueba. Por eso espero que cambien las previsiones de lluvia para que nadie se desanime a bajar a apoyar». Inés correrá los 10 kilómetros, y Noelia, Mario y Area, la 3K.

A Inés esta iniciativa del circuito le parece «fenomenal» y anima a todas las mujeres a correr: «Cada vez hay más, pero en Fisterra todavía son pocas. Aún recuerdo cuando empezamos a participar en esta carrera y la gente del pueblo flipaba al vernos correr [se ríe]». Lo que más ilusión le hace a ella y a sus hermanas, cuenta, es la presencia de sus progenitores durante el desarrollo: «Nuestros padres vienen a vernos competir de vez en cuando porque vamos a muchas pruebas. Por eso en Fisterra ver sus caras de estar orgullosos de sus hijas es lo mejor».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hermanas e hijos unidos por el atletismo en O Fin do Mundo