«O polbo case se esgota e ao churrasco pouco lle faltou». Juan Carlos Abelenda, presidente de la comisión de fiestas de San Adrián de Verdes se mostró exultante por el éxito de la nueva edición de una romería con una larga trayectoria. Su abuelo, Ramón Abelenda fue uno de los impulsores de la iniciativa, hasta que hace dos años le dio el relevo a su nieto: «A verdade é que hai moita xente». La climatología acompañó y eso siempre es de agradecer sobre todo por la inestabilidad de los últimos días.

La jornada arrancó con tres misas casi consecutivas. Después se procedió a la puja de gallos, algunos ejemplares muy hermosos por cierto, antes de proceder a la suelta de 12 palomas para reivindicar la paz. Los actos religiosos dieron paso a los gastronómicos. La pulpeira apenas daba abasto con tanto comensal. Cada plato costaba 15 euros. La alternativa era un menú compuesto por tortilla, churrasco y empanada (20 euros). Los hubo que antes de ir a comer dieron buena cuenta de un vermú mientras de fondo sonaba la música de la charanga Qué pasa, la orquesta Suavecito y DJ Roy, quienes, junto el dúo Diamante amenizaron la noche de Verdes, con fuegos de artificio incluidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Suvenires, palomas y puja de gallos: así fue la Romaría de San Adrián de Verdes