La Costa da Morte lleva decenios perdiendo patrimonio subacuático

A los expolios conocidos se suman piezas salidas legalmente que nunca volvieron


cee / la voz

«Todos sabemos de gente que sacó cosas, lo que pasa es que todos callamos», asegura el submarinista Fernando Carrillo, que tiene con su hermana Alicia la empresa Buceo Finisterre, y conoce bien la situación del patrimonio subacuático de la Costa da Morte.

Aunque hay casos de expolios evidentes, como el del vapor Douro en Laxe en 1995, pero las vías por las que la comarca ha ido perdiendo parte de ese legado histórico de importancia mundial, el testimonio físico de los naufragios que le dan nombre, son múltiples. Más que expolios con todas las letras -que los hubo y puede que los siga habiendo sin que nadie se entere- Carrillo cree que esta sensación, en la que «todo son supuestos» se ha instalado en las creencias populares por la falta de una información detallada sobre todo lo extraído y porque la gente de la zona no acaba de ver

Lo explica bien el exalcalde de Corcubión, Rafael Mouzo, que vivió en directo la primera expedición científica al respecto en la zona, la del galeón San Jerónimo, dirigida, con la Armada, por el profesor Manuel Martín Bueno, con Miguel San Claudio entre los alumnos. Parte del equipo se alojaba en casa de su hermana y colaboró con ellos en las tareas subacuáticas. «Foi no verán de 1987. Sacaron un montón de cousas, algunhas das cales están no Castelo de San Antón. Eu vinas, que estiven axudándolles co compresor e iso. Quedaron de facer unha exposición aquí no Cárcere Vello de Corcubión. Ao final fixérona, creo que en 1989, no Quiosco Alfonso, nos Xardíns de Méndez Núñez na Coruña, e a min nin me invitaron, para que fagas unha idea», recordaba ayer el veterano político, que asegura que hizo «mil xestións» para lograr un museo comarcal de este tipo, que quedaron en nada, como cree que va a volver a ocurrir ahora. «Pasa o día e pasou a romaría», sentencia.

El día de Jueves Santo de aquel mismo 1987, Carlos Piñeiro y otro compañero extrajeron en la zona de Os Soídos, frente al mítico Centolo de Fisterra, un cañón tipo falconete, que hoy se encuentra en el Castillo de San Antón, junto a otros similares, sin más indicación que su extracción en Fisterra. «Fáltalle a espoleta, o que aquí chaman xerros de cervexa, que é así unha peza cunha asa, que aparece moitas veces no aparello. Eu falara con Rafa Mejuto, compoñente de Luar na Lubre que traballaba alí e coñecíao porque practicaba moito a pesca submarina. O que pasa é que Rafa morreu de repente daquela e todo quedou así un pouco no aire. A nós, un home de aquí chegou a ofrecernos bastantes cartos por él, creo que recordar que uns 40.000 ou 50.000 pesetas que xa eran cartos. Dixémoslle que non. Eu o que quería era que estivese nun museo público non da Armada nin nada -que fixeran un espolio aquí en Corcubión, incluso se enfrontaran co alcalde- e que lle puxesen unha plaquiña con quen o encontrara e donde. Non por nada, senón porque o día de mañá os netos puidesen dicir: ‘Iso atopouno meu avó’», relata Piñeiro, que ayer, aunque fuese en una foto de La Voz, volvió a ver el cañón.

La asociación de vecinos de Fisterra pidió ayuda a la USC en el 2011 y aún está esperando

Entre las entidades que llevan años reclamando la creación de un centro de estudios de investigación subacuática y un espacio museístico en la comarca, la Asociación de Vecinos Costa da Morte de Fisterra, y su presidente José Fernando Carrillo Ugarte, ocupan un lugar destacado.

Ya en el 2011, como recordaba ayer Carrillo, pidieron ayuda de la Universidad de Santiago de Compostela (USC). Le daba una serie de razones por las que Galicia debía contar con un centro de investigación de este tipo, asociado a la Facultade de Xeografía e Historia y también le argumentaba que tenía que estar en Fisterra porque «rompería coa tendencia centralizadora nas grandes cidades» con la que se estaba «condenando aos pequenos núcleos rurais ao abandono».

«Certamente é unha idea prometedora e interesante polas razóns que vostede sinala. Fisterra é unha zona na que é lóxico esperar unha riqueza arqueolóxica nos seus fondos mariños e a nosa universidade conta con grupos de investigación en arqueoloxía que potencialmente poderían estar interesados neste tema», le contestaba el 7 de noviembre de aquel año el entonces rector Juan Casares Long. Sin embargo, a reglón seguido, le decía que la USC «non cota con presuposto para poder acometer este proxecto. É posible que no futuro poidamos retomar o tema e considerar a súa proposta dentro dos plans estratéxicos da nosa universidade».

 

Lee más sobre el tema

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Costa da Morte lleva decenios perdiendo patrimonio subacuático