Las pintadas ensucian lugares de gran valor

Iglesias, faros, áreas naturales de interés o monumentos diversos: nada se libra de los gamberros


CARBALLO / LA VOZ

Los elementos de valor patrimonial, ya sea cultural, natural o histórico, tampoco se libran del espray de los gamberros, y en la Costa da Morte hay unos cuantos ejemplos. Su mayor predilección suele estar en los faros, puntos aislados donde dar rienda suelta al pulverizador sin que de él emerja ningún tipo de arte. Casi todos sufren o han sufrido estas consecuencias, especialmente el de Corcubión, en el faro de Cee. Pero también el de Laxe, el de Touriñán... El de Fisterra es un caso aparte, porque las pinturas han sido frecuentes tanto en la parte frontal del edificio principal como en el posterior de la sirena, por no hablar de algunas piedras del entorno y, por supuesto, de todos los restos que han ido dejando los peregrinos más incívicos. Y para piedras dañadas, las de A Moa, en los alto del Pindo, donde hay una buena colección de marcas que solo deterioran un lugar emblemático. También las hay en una parte del campanario exento de la iglesia de Muxía. Llevan ya tiempo, pero el pasado domingo, coincidiendo con el día grande de A Barca, muchos romeros que subieron hasta ese punto pudieron comprobarlo.

También hay pinturas en la Torre do Faro de Brantuas, en Ponteceso, un monumento que ya va por los 60 años de su construcción en lo alto del Monte do Faro, de 246 metros de altitud, a los que hay que sumar 39 más de esa curiosa construcción cilíndrica. Tiene 133 escalones en caracol, y prácticamente todo ese viaje interior está acompañado de grafitis, algunos ya de muchos años, y otros que se van superponiendo. Al menos la vista superior en 360 grados compensa el esfuerzo del ascenso, pero solo para aquellos que no se mareen con el leve movimiento de la torre o trepen bien por la trampilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las pintadas ensucian lugares de gran valor