Consecuencias


Los planes de la Administración, a menudo, no suelen dar con la realidad. Y con los colegios, más. Cuando la Xunta o los concellos pretenden hacer obras en centros escolares necesitan aprovechar el verano, el tiempo no lectivo, para luego no molestar la actividad docente con los trabajos. Pues no. Las empresas se comprometen a una cosa y luego hacen lo que pueden, lo que quieren o lo que les conviene, o las tres cosas a la vez. Así ocurre con el colegio Fogar, el más grande de la Costa da Morte, que tiene la actividad lectiva de los primeros días comprometida. Debería tener consecuencias para el culpable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Consecuencias