Los daños de los jabalíes en las cosechas de la Costa da Morte se recrudecen

Algunos propietarios de fincas temen que no hayan hecho más que empezar, ahora que las plantas ya tienen espigas y alcanzan un tamaño elevado en esta época


Carballo / La Voz

La presencia de jabalíes en la zona continúa ocasionando problemas para los agricultores. Y se recrudecen estos días. Los destrozos en las cosechas se están convirtiendo en un hecho cada vez más habitual en la Costa da Morte por esta época. En Canduas (Cabana), Juan Miñones Carballido denuncia los destrozos que un jabalí produjo en su cosecha de maíz. «Entroume nunha leira de millo e nunha de patacas que teño ao lado. Por sorte descubrino antes de que o estragara todo e puiden evitar que me deixase sen nada», aclara. «Andan polo medio das casas a plena luz do día. É unha pena moi grande, porque estamos aquí traballando e gastando o diñeiro en traballar a terra», afirma Juan Miñones.

José Manuel Felípez, de Lema (Carballo), dice que este año aún no sufrió daños en su cosecha de maíz, pero comenta que se siente intranquilo al respecto. «De momento tiven sorte, este ano cambiei de leira porque o ano pasado desfixéronme todo, e aínda así creo que me van entrar na colleita, porque está tocándolle a todos os meus veciños. Ao final non se salva ningún», explica. «Este ano algúns veciños aínda botamos millo, pero o ano que vén eu teño claro que non o vou facer, porque gastas os cartos e non recolles nada por culpa dos xabarís. Ao final, o rural vai quedar aínda máis abandonado por isto. O que van conseguir é que a xente marche de aquí cara a zonas máis urbanas», añade.

Durante el pasado mes de febrero, agricultores de A Coruña, Bergantiños y Betanzos se reunieron en Arteixo para solicitar medidas al respecto. Reclamaban la elaboración de un mapa de puntos negros, la instalación de cámaras de foto-trampeo y la realización de censos de la especie en aquellas zonas más afectadas por su presencia. Estas peticiones se debían a que consideraban insuficientes las batidas permitidas, puesto que apenas dan resultados. Además, afirmaban que las dispersiones solo trasladaban el problema de un lugar a otro.

Ahora, Unións Agrarias-UPA presenta una propuesta de modificación de la legislación vigente en el ámbito de la caza y la gestión de la fauna en Galicia, ya que consideran que «as fórmulas para controlar as poboacións de xabaril a través da caza, previr todos os seus danos e pagalos a quen os está a sufrir son a día de hoxe insuficientes». Las medidas solicitadas recogen la determinación de la densidad máxima de cada zona, el control de su población y de los daños ocasionados, y un Fondo de Corresponsabilidade para indemnizar los daños y medidas preventivas, entre otras. Socialistas de la zona han anunciado en las últimas horas su apoyo a la iniciativa legislativa popular de Unións Agrarias. Este pasado miércoles, el alcalde de Ponteceso, Lois García, y el edil de Medio Rural, Salvador Eiroa, se reunieron en Carballo con el regidor de Malpica, Walter Pardo, y con los portavoces socialistas de Coristanco, A Laracha y Carballo, presididos por el coordinador comarcal, José Antonio Viña. El alcalde de Ponteceso anunció, en este sentido, que promoverá una recogida de firmas desde ya mismo. 

Los cazadores muestran su compromiso con los propietarios de los cultivos en los que sufren las pérdidas

La actuación de batidas de cazadores continúa siendo la medida más demandada por parte de los agricultores de la zona. El presidente de la Federación Provincial de Caza na Coruña, José María Álvarez Villar, afirma que los cazadores se encuentran a la disposición de estos agricultores para ayudarlos a solucionar el problema. «As sociedades de caza estamos dispostas a axudar na medida do posible. Intentamos, dentro das nosas posibilidades, que os labradores non sufran os danos ocasionados pola fauna. Poñemos á disposición dos agricultores os nosos medios, sempre que a Administración nos autorice», comenta.

José María Álvarez explica que el incremento de jabalíes en zonas próximas a los núcleos urbanos se debe fundamentalmente a la despoblación del rural. «Aínda que a situación non é tan grave coma noutras zonas, se vemos xabarís próximos ás casas é polo abandono do rural. Alí xa non encontran que comer e acoden ás zonas urbanas buscando sustento», explica. También aclara que, si bien cada tecor cuenta con un número máximo de jabalíes a los que puede dar caza, este puede ampliarse si se demuestra que están ocasionando daños. Además, considera que las batidas son la forma más eficaz de solucionar el conflicto. «De momento non se encontrou outro remedio igual de efectivo», concluye.

Ayudas de la Xunta

Prevención de los daños que causan determinadas especies de fauna silvestre. Esta línea de ayudas, aprobada el 8 de enero de este año, está dedicada a impedir los daños que ocasionan los lobos y los jabalíes en los cultivos. Se trata de subvenciones comunes a toda la Comunidad gallega, pero en determinados municipios la incidencia de los ataques otorga una puntuación supletoria en el baremo. La pertenencia a alguna de estas localidades señaladas otorga diez puntos. Esta puntuación específica se debe a la dispersión de las zonas en las que los jabalíes actúan. En la Costa da Morte, varios concellos recibirán una puntuación más elevada a la hora de solicitar estas ayudas. Las indemnizaciones más altas en la zona se encuentran, por el momento, en Dumbría, Vimianzo y Muxía. Sin embargo, en la lista de municipios con mayor probabilidad de sufrir daños por la presencia de jabalíes (atendiendo a las estadísticas que maneja la Xunta) también se encuentran Cabana, Camariñas, Carballo, Cee, Cerceda, Coristanco, A Laracha, Laxe, Malpica, Ponteceso y Zas. En el caso de la prevención de ataques de jabalíes, lo que se subvenciona son pastores eléctricos y cierres de malla electrificada, y no se concederán más de 600 euros de ayuda por explotación agraria.

Paliar daños producidos por el jabalí en los cultivos agrícolas. En esta línea de ayudas se destinan 811.000 euros para toda la Comunidade, con el fin de compensar los daños que provocan los jabalíes en algunos cultivos. El importe máximo que puede recibir cada persona beneficiaria son 1.650 euros. A pesar de que, este año, la Costa da Morte ha sufrido un mayor número de ataques en cosechas, fundamentalmente de maíz, respecto a años anteriores, el baremo no recoge ninguna puntuación supletoria por incidencia de los ataques. Entre los variados requisitos que esta orden recoge para poder optar a esta línea de subvenciones, destaca la importancia de llamar al 012 durante las 72 horas siguientes a la producción de los daños para comunicar los hechos. En el caso de esta ayuda, el baremo depende esencialmente del tipo de cultivo dañado por la presencia de jabalíes. El maíz de grano se paga a 0,16 euros por metro cuadrado y el forrajero a 0,14; mientras que el trigo, el centeno o las zonas de pradera se pagan a 0,12 euros por metro cuadrado.

Medidas

Por muy recurrente que sea un problema, y el de los jabalíes lo es cuando llega agosto (hay que sumar el de los tejones cuando la planta aún es pequeña), no quiere decir que haya que soslayarlo. Al contrario: urgen las medidas, porque los destrozos van cada año a más, y eso que solo trasciende una parte, incluso vía denuncias ante los agentes medioambientales. Hay varias en marcha, así que tal vez sea una mejor combinación de todas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los daños de los jabalíes en las cosechas de la Costa da Morte se recrudecen