El furtivismo de bañador ya causa estragos en varios puntos de la zona

La Xunta realizó en la playa de Os Muíños de Muxía una campaña de sensibilización


Carballo / la voz

Sin alcanzar los niveles de zonas como Barbanza, Arousa, Muros o Noia, el furtivismo denominado de bañador ya causa estragos en algunas concesiones marisqueras de la Costa da Morte, sobre todo en aquellas áreas ricas en berberecho y almeja, como las existentes en la ría de Camariñas.

Así, el patrón mayor del pósito camariñán, Ramón Lema Romero, explicó cómo afecta la extracción ilegal de bivalvo a los profesionales con permiso de explotación: «Somos 120 familias as que vivimos disto, e todos os días hai veraneantes, na súa maioría, da man de menores, que se dedican a apañar berberechos. Non son moitos quilos os que leva cada un, pero estes días hai unhas cen persoas nas praias e no mes de xullo falamos duns 2.700-3.000 quilos de berberecho. Se lle poñemos a cada quilo un prezo de venda de 6,5-7 euros, as perdas roldan os 20.000-21.000 euros». Ramón Lema señaló que, como consecuencia de esta actividad ilegal, además de los cuatro vigilantes contratados por el pósito camariñán, la entidad que preside tuvo que contratar un quinto profesional para esta campaña de verano, dada la vorágine furtiva existente en las concesiones camariñanas. Según explicó Ramón Lema esta actividad de rapiña afecta a los arenales de Area da Vila, O Ariño e Xaviña. También indicó que no había presentado denuncias por estos hechos «porque ao final todo queda en nada».

En todo caso, el patrón mayor también apuntó a la existencia de un mayor grado de concienciación de la sociedad sobre las repercusiones que tienen este tipo de actividades: «A xente ten unha maior concienciación do problema, pero aínda queda moito por facer».

Fuera de lo que es la ría camariñana, la actividad furtiva protagonizada por turistas y veraneantes es casi anecdótica. O eso se desprende de los testimonios aportados desde los colectivos Esteiro do Anllóns y Santa Helena de Baldaio. Julia Haz, de la entidad cabanesa, señaló que lo que más afecta «son os furtivos de aquí, non os de fóra», una versión muy similar a la facilitada desde Baldaio: «Pode haber un turista collendo algo de berberecho, pero é insignificante».

Precisamente para concienciar de las consecuencias del furtivismo de bañador, la Xunta inició ayer en la playa de Os Muíños de Muxía una campaña de sensibilización que se extenderá por toda la Costa da Morte.

Son ya 20 las cofradías que exigen poder gestionar la extracción de mejilla

La iniciativa partió en el mes de marzo de siete cofradías

En marzo de este año siete cofradías impulsaron un plan para poder gestionar la extracción de mejilla en sus concesiones. Argumentaron que esta actividad, legal por otra parte, afecta, y mucho, al desarrollo del percebe. La propuesta, surgida en la Costa da Morte, no ha parado de sumar adeptos. Así lo confirmó ayer el patrón mayor de Corme, Roberto Vidal Pombo, al anunciar que además de Camariñas, Laxe, Camelle, Corme, Malpica, Muxía y Ferrol se han unido en los últimos meses Caión, O Grove, Fisterra, Aguiño, O Pindo, Baiona... «E así ata vinte confrarías», apuntó. Y añadió: «Estamos moi contentos polo apoio recibido. Todos os pósitos recibiron o borrador coas nosas propostas» con las bases para gestionar la recogida de cría de mejillón, añadió Vidal.

Seguir leyendo

«Nós, os furtivos témolos dentro da confraría e todos teñen o pérmex»

Xosé Xoán Bermúdez es el patrón mayor de la cofradía de Camelle y uno de los dirigentes más activos de la Costa da Morte en la lucha contra el furtivismo. «O furtivismo de traxe de baño non se dá moito na Costa da Morte pola propia orografía. Quitando algo na ría de Camariñas, non é unha práctica moi habitual», explicó. Y añadió: «Na nosa confraría, os furtivos témolos dentro, e todos teñen o permiso de explotación en vigor. Son catro ou cinco. Teñen entre 25 e 30 anos e xa foron expedientados en varias ocasións, pero nada, seguen nas mesmas». Según él, los que esquilman los puntos estratégicos del percebe como As Baleas, A Cagada y Os Capelos lo hacen bien preparados: «Fano en plena madrugada, con traxes de neopreno e con puntos de vixilancia entre portos para alertar da presenza dos vixiantes do pósito e do servizos da Xunta».

Xosé Xoán Bermúdez aboga por endurecer las sanciones para erradicar este tipo de prácticas fraudulentas: «Eu propoñía fixar unha forte multa a primeira vez para o furtivo, unha moito máis elevada a segunda vez que se collera, e a partir da terceira vez, retirarlle o permiso de explotación durante cinco anos. Creo que así se resolvería, en gran medida, o problema», esgrimió.

 

Vigilantes

A la vista de lo que ocurre en otras zonas de Galicia, la incidencia en la Costa da Morte es casi anécdótica, con excepciones, pero conviene no bajar la guardia. Las campañas institucionales están bien, nunca sobran, pero al final quien vigilará que se respeten marisco y concesiones son los propios profesionales, que ya bastante tienen con el furtivismo de los de casa o de la casa de al lado. La clave está en la concienciación, pero ya se sabe.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El furtivismo de bañador ya causa estragos en varios puntos de la zona