Las gangas animan el escaso mercado inmobiliario de la Costa da Morte

Es la única alternativa, dicen los empresarios, de dar salida, sobre todo, a los pisos que quedaron sin vender antes de la crisis

F. Rodríguez
Carballo / La Voz

Comprarse una casa cuesta hoy un 21 % menos que antes de la crisis, según un estudio hecho público estos días por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Sin embargo, el mercado sigue sin recuperar fuelle de antaño y las transacciones siguen siendo más bien escasas.

Para empezar, en la Costa da Morte no se están impulsando promociones de apartamentos, y los pisos nuevos que quedan por vender son, en muchos casos, incluso anteriores al reventón de la burbuja inmobiliaria. Sucede en Fisterra, uno de los pocos lugares de la comarca en el que está habiendo movimiento. «Hai bastante oferta e a prezos bastante económicos, polo que están saíndo bastante ben. Ademais, están en proceso de regularizarse algúns máis, co cal podería axudar máis aínda», comenta Juan J. Vieites, empresario del sector. Comenta, además, que muchas de las ventas formalizadas en Fisterra son para segundas residencias o a modo de inversión. El resto de la comarca, asegura, «está moi parada. En Cee e Corcubión, por exemplo, seguen sendo bastante caros».

No se está vendiendo vivienda nueva. Los informes de transacciones inmobiliarias hechos públicos por Fomento indican que en el primer trimestre de 2019, de las 140 transacciones realizadas en la Costa da Morte, solo 29 correspondieron a inmuebles nuevos. El resto, de segunda mano.

No queda otra que recurrir a las gangas para lograr darle salida a los pisos a estrenar. No le está saliendo del todo mal la jugada a la inmobiliaria Quatrium que, en colaboración con Aliseda (el portal del Banco Santander), puso a la venta no hace mucho viviendas en tres urbanizaciones situadas a pie de playa en Malpica (calles Ventorrillo y Escorial): a partir de 35.907 euros (impuestos excluidos) y, además, si se reserva antes del 15 de septiembre regalan un bono de 500 euros para gastar en Ikea. Una vivienda nueva por 36.000 euros al lado de un enclave como el de Area Maior «no está nada mal», tal y como comentaba ayer el responsable de la inmobiliaria, Santiago Doueihi, en RadioVoz. Es, sin embargo, un precio de partida para apartamentos de una sola habitación y poca superficie, aunque con trastero y garaje.

Por algo se empieza: «Son promociones de grandísima calidad y se da la opción de financiar», comenta Doueihi. Ya lanzaron una campaña promocional a principios de año y la respuesta fue «francamente buena», notando una «progresión y un repunte respecto al año pasado». Son 47 apartamentos los que lanzan, muy bien conservados, pese a ser construidos alrededor de los años 2008-2009 y haber estado parados «unos dos o tres años durante el proceso de embargo».

Servihabitat -que tiene ofertas en las comarcas de Bergantiños y Fisterra desde 33.000 euros- convirtió Neaño en la meca del bajo coste inmobiliario. En agosto de 2017 puso en circulación unos 40 apartamentos de una promoción que llevaba años abandonada, ofertándolos a partir de 27.500 euros. Vendieron casi todo, aunque un año después comenzaron a revenderse, y en muchos casos por precios superiores, para así sacarle beneficio.

La urbanización de O Osmo despacha poco a poco alguno de sus viviendas

La urbanización de O Osmo (Corme), una de las mayores de la Costa da Morte y aprobada por el Concello de Ponteceso hace doce años, comienza por fin a sacudirse las telarañas tras varios años de abandono. Ya desde la primavera se vienen reactivando las ventas, tal y como refiere el alcalde, Lois García Carballido: «No último ano venderon varios apartamentos. Sen dúbida influíu o parque construído», señala el regidor, así como la bandera azul lograda para el arenal.

En el resto del municipio, asegura, despuntan zonas como Pazos, Corme y Tella: «Zonas con moitos servizos e, sobre todo, praias. Vese interese polas zonas urbanas». Está comprando, sobre todo, gente no empadronada que busca segunda residencia.

Aunque si hay algo que triunfa -no solo en Ponteceso, sino en toda la comarca en general- son las viviendas unifamiliares, «e sobre todo as construídas dende cero. Quen nunca tivo unha casa, sempre soña con tela. Vivenda colectiva non se está a impulsar, pero a unifamiliar está moi de moda», asevera.

Buen momento

Aunque momentos buenos ya han pasado unos cuantos, el de ahora no es de los peores para comprar una vivienda en lugares de interés a precio impensable hace diez años. Es una opción a tener en cuenta para quienes desean dar el paso inmobiliario a precios razonables, lejos de aquel bum tan inflado (hubo zonas peores) de hace un decenio. Y, por lo que se ve, aún tardará en regresar el ritmo constructivo. A ver si cuando lo hace es más suave.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las gangas animan el escaso mercado inmobiliario de la Costa da Morte