La mitad de las muertes de este año en las carreteras de la Costa da Morte fueron por atropello

Tres de las seis víctimas contabilizadas desde enero en la comarca eran peatones


Carballo / La Voz

María Luisa Ruiz Lavín, de 77 años de edad (nació en 1941), perdió la vida en la noche de este martes en Malpica tras ser atropellada por un turismo cuando cruzaba por la carretera de titularidad automática AC-418, que enlaza la capital municipal con Carballo a través de la rotonda de Buño.

La víctima, natural de Castro Urdiales, Cantabria, veraneaba en la localidad coruñesa desde hacía años con su pareja, un hombre de 72 años, y que resultó ileso en el trágico siniestro. Ambos compartían una vivienda para disfrutar de sus temporadas estivales en la zona de O Ventorrillo, justo encima del restaurante Casa Rosa.

Este martes habían salido a pasear, como solían hacer de forma habitual, al atardecer, hasta el merendero situado en Seixas, según apuntaron varios testigos que conocen a la pareja. Ya de vuelta, regresaron por una senda peatonal que enlaza con el casco urbano malpicán. Por causas que se investigan, sobre las once y media de la noche y metros antes de llegar al lugar de Piñeiros, a la altura del punto kilométrico 15 de la AC-418, cruzaron la carretera. Ella fue arrollada por un vehículo, que circulaba en dirección a Carballo y conducido por una vecina de la parroquia malpicana de Cerqueda.

Según las primeras informaciones, la peatón murió prácticamente en el acto. El vehículo, según los equipos de emergencias desplazados al lugar, apenas dejó huellas de la frenada en el asfalto.

Hasta el lugar del siniestro acudieron Protección Civil de Malpica, Guardia Civil, Tráfico de la Guardia Civil, personal del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) de Ponteceso y el 061. También estuvieron en el lugar del siniestro el alcalde de la localidad, Walter Pardo Añón, y el edil de Seguridade Cidadá, Alfredo Cañizo Garrido.

Pese a los insistentes esfuerzos de los sanitarios por salvar la vida de la mujer, estos solo pudieron certificar su muerte.

Reguero de muertes

Con el fallecimiento de María Luisa Ruiz Lavín son seis las personas, residentes o naturales de la Costa da Morte, las que se dejaron la vida en las carreteras en lo que va de año. Y por desgracia, las estadísticas vuelven a corroborar una tendencia al alza de los atropellos mortales. En los últimos años, las cifras indicaban que los peatones fallecidos en accidentes de tráfico oscilaron entre el 35 y el 45?% del total. En lo que va de 2019, representan la friolera del 50?%. Así, de las seis víctimas mortales, tres lo fueron por atropello.

María de los Ángeles Lorenzo Vázquez, natural de Berdillo, fue arrollada el 28 de marzo por un turismo en la zona de A Galleguiña, en Bértoa.

El 27 de mayo moría Alfredo Enrique Menéndez Bazzano, nacido en 1975 en Uruguay, pero residente en la parroquia carballesa de Ardaña. Perdió la vida a primera hora de la mañana en la autopista AG-55, a la altura de Paiosaco (dirección A Coruña). Había salido de su turismo para auxiliar a los ocupantes de otro coche, que habían sufrido una aparatosa salida. Un tercer vehículo que transitaba por la vía de alta capacidad lo arrolló, matándolo casi en el acto.

Vehículos agrícolas

Por desgracia, las estadísticas juegan también en contra de los tractoristas. Las carreteras de la Costa da Morte, sobre todo las vías secundarias y los caminos de acceso a fincas y montes, fueron escenario los últimos años de varios siniestros mortales, con vehículos agrícolas implicados. La muerte este martes por la tarde de la cabanesa de 75 años María Figueiras Abelenda, no hace más que certificar estas nefastas cifras, con seis víctimas mortales desde el 1 de enero del 2017 en la Costa da Morte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mitad de las muertes de este año en las carreteras de la Costa da Morte fueron por atropello