Trece playas de la Costa da Morte tratan de estar libres de tabaco

Seis arenales de la comarca se sumaron a esta iniciativa en los últimos dos meses

S.G
carballo / La voz

Las colillas son uno de los principales residuos que hay que combatir en la zona (y en el resto). También en las playas, y en muchas, sus responsables vieron la necesidad de evitar el humo en los meses de verano. La red de playas sin humo inició su andadura en el año 2016, partiendo de una iniciativa anterior (2012) del Concello de Baiona. Galicia es pionera a nivel nacional con este proyecto, con un total de 51 playas, 13 de ellas situadas en la Costa da Morte. En concreto, dos en Corcubión, dos en Muxía y tres en Camariñas, a las que se sumaron en los últimos dos meses cuatro en Ponteceso, una en Dumbría y otra en Cabana.

Las playas que incluyen este cartel establecen que no se puede fumar en la zona del arenal, quedando excluidas las zonas al aire libre de los locales de hostelería situados en ellas. No existe vigilancia, ni sanción para el incumplimiento. Es una elección voluntaria y personal seleccionar una playa sin humo como lugar de ocio, y por lo tanto su desempeño es una responsabilidad personal, consiguiendo así la participación activa de la sociedad. Sanidade entregó los diplomas de oro de la Rede Galega de Praias sen Fume a los concellos de Cabana, Dumbría y Corcubión por tener todos sus arenales libres de humo de tabaco. Desde la consellería tienen el objetivo de que en los próximos años todas las playas gallegas formen parte de la red.

El Concello de Camariñas incluye tres de sus arenales en este sistema. Dos de ellos, Arou y Lingunde, forman parte desde el año pasado. Este se unió O Ariño (Xaviña). A pesar de que a la última incorporación se le da más importancia por el tema del merendero, todas fueron elegidas por formar parte del proyecto de conseguir el distintivo de bandera azul (Arou ya lo tiene). Fueron seleccionadas las más familiares, en las que hay un mayor número de niños. El edil de Urbanismo, Medio Ambiente y Emprego, Sergio Caamaño, considera que «o 99% fai caso», y añade: «Non ves a ninguén fumando, saen da praia ata o cartel onde xa hai un cinceiro». En una tarde de playa, Sergio recuerda: «Vin a un home fumando e mirei fixamente para el, a ver se así se daba conta e non o volvía facer». Formar parte de los concellos que tienen playas sin humo significa «pensar na saúde dos veciños», manifestó.

La playa da Cruz y la playa de Area Maior-Os Muiños son las dos sin humo en Muxía. Hace ya tres años que forman parte de esta iniciativa de la Xunta, incorporando este año Area Maior. «Non é prohibición, é recomendación», recalcó el alcalde, Iago Toba. El objetivo principal es «apoiar que as zonas públicas sexan áreas sen tabaco», dijo el alcalde. En los principales puntos de acceso hay un cartel visible, de dimensiones amplias, que concentra la información.

Primeras. La playa de Quenxe y de Santa Isabel, en Corcubión. Playa da Cruz y de Area Maior, en Muxía. Los arenales de Arou, Lingunde y O Ariño, en Camariñas. Algunas de estas playas lograron el distintivo en el año 2017 o 2018. Otras como O Ariño y Area Maior se sumaron este año.

Incorporaciones en los últimos dos meses. La playa A Ermida, Balarés, Niñóns y Osmo, situadas en Ponteceso; la de O Ézaro, en Dumbría, y la playa de Rebordelo, en Cabana.

Peculiaridades. Los arenales incluidos en la red son los que tienen una mayor afluencia de personas y de niños. De esta manera se pretende que las personas adultas muestren una conducta ejemplar delante de los más pequeños, además de reducir la contaminación. Al no estar bajo una normativa, no se considera una acción obligatoria sino voluntaria, y en consecuencia no se lleva a cabo ninguna vigilancia estricta.

«No me parece mal, pero creo que se puede concienciar de otra manera»

La playa de Quenxe, en Corcubión, fue la primera en formar parte de la red. Para muchos, el hecho de fumar en las playas va en la educación de los individuos. «Hay que tener más conciencia para tener las playas en condiciones, independientemente de que se pueda fumar o no», afirma Luis. El zaragozano matiza la iniciativa. «No me parece mal, pero creo que se puede concienciar de otra manera», y añade: « las playas deben estar limpias para que no termine siendo una batalla campal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Trece playas de la Costa da Morte tratan de estar libres de tabaco