Carballo / La Voz

La desestacionalización del turismo, la puesta en valor de lo propio, la promoción de lo que es diferente y único y la implicación activa del tejido asociativo, económico y de los propios vecinos. Con estas cuatro premisas básicas, innegociables, algunos concellos tratan de darle una vuelta de tuerca a las fiestas tradicionales que se celebran en la Costa da Morte.

En Camariñas han encontrado un filón en su historia. O Encaixe no Camiño se ha convertido en una atracción turística. La visita del rey Alfonso IX en 1228 ha servido de inspiración para que la asociación de empresarios pusiera en marcha O Encaixe do Camiño, iniciativa que ayer echó el cierre tras dos días repletos de actos.

Olga Campos, presidenta de la Asociación de Empresarios Turísticos de Camariñas, explicó los pasos a seguir en las futuras ediciones: «Despois da recreación do desembarco do rei fíxose a recreación do camiño que fixo no seu día Afonso IX ata Cereixo». Un tramo de unos 11 kilómetros, que, según Campos, a través de las leyendas y la propia historia debe servir para inmortalizar todavía más o Encaixe y poner en valor estas rutas como un activo turístico más de Camariñas. «Esta ruta empregábase para a comercialización do liño a través de Santiago». Olga Campos habla ya de poner en valor esta ruta en un futuro: «Tería unha primeira fase que enlazaría Camariñas con Cereixo, e a partir de aí faríanse dúas vertentes. A primeira pasaría por Carnés, Santa Cristina e O Sisto antes de continuar por Santa Comba, Val do Dubra e Santiago. A segunda sería, partindo de Cereixo, ir ata Muxía, A Barca, Quintáns, O Sisto, Santa Comba, Val do Dubra e Santiago. Unha ruta empregada tamén para a comercialización do congro».

Para darle mayor valor añadido a O Encaixe no Camiño, en Camariñas pretenden aprovechar las sinergias del Camiño de Fisterra y Muxía para ampliarlo hasta Camariñas: «Camariñas tivo o primeiro porto da comarca. Ata el chegaban barcos con peregrinos para facer o Camiño de Santiago e este valor histórico querémolo poñer en marcha».

Olga campos considera que la prioridad ahora la idea es ponerse en contacto con un historiador para, posteriormente, fijar un calendario de trabajo definido. Pero para empezar, «co Encaixe no Camiño logrouse poñer en valor uns roteiros que levaban séculos aí, e agora poden ser empregados por turistas e peregrinos todo o ano».

En Corme enlazaron la tradición marinera con las nuevas tecnologías

La cuarta edición de la Feira Mariñeira e Artesá de Corme echó el cierre a cuatro días de intenso trabajo, con actividades de todo tipo y para todos los públicos. El alcalde, Lois García Carballido, hizo un balance positivo de la iniciativa, «a máis completa».

El regidor, y la edila de Turismo, Raquel Fondo, tenían claro que A Feira Mariñeira e Artesá tenía que escapar de los estereotipos: «Trouxemos 45 expositores de artesanía [frente a los 25 del pasado año] e para iso nos puxemos en contacto coa asociación galega de artesáns. A cambio, o Concello cedeu de forma gratuíta o espazo para os expositores e creo que foi un acerto».

Pero la apuesta fue más allá, enlazando tradición marinera (ensalzando la figura del almirante Mourelle) con las nuevas tecnologías, con visitas a las embarcaciones del Servicio de Vigilancia Aduanera y de Salvamento Marítimo.

«Acadamos, entre todos os veciños, unha implicación co Mercado Mariñeiro»

«Tratamos de escapar do mercado típico medieval promovido por unha empresa privada. O Mercado Mariñeiro de Muxía, do que xa levamos celebradas doce edicións, naceu coa idea de que se implicaran todos os sectores económicos e asociativos de Muxía e, como non, tamén os veciños. En todo este tempo acadamos algo marabilloso, que foi que os veciños, de todas as idades, se involucraran e participaran activamente nel».

Iago Toba, alcalde de Muxía, alabó lo que, a su juicio, es el valor diferenciador del Mercado Mariñeiro, cuya 13.ª edición se llevará a cabo el fin de semana del 10 y 11 de agosto, como antesala de la gran romería da Barca, prevista para el tercer domingo de septiembre: «Ves veciños de Muxía de todas as idades, que montan os seus postos e ofrecen pratos e produtos nos que consideran que destacan, a prezos económicos. Hai baile e música tradicional nas dúas prazas que unen o casco antigo. Son días de moitos turistas, algúns deles fixan as súas vacacións para vir ao Mercado Mariñeiro». Y añadió: «Outro elemento diferenciador é que damos a coñecer a historia mariñeira de Muxía con talleres en directo, como os das redeiras ou os naseiros, que explican á xente estes oficios tan antigos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La tradición y la historia renuevan los atractivos veraniegos en la zona