Infraestruturas desbroza la peligrosa curva de Corcubión y estudia una serie de mejoras

La protesta del concejal de Obras y la visita del alcalde a Infraestruturas parece estar dando sus frutos


cee / la voz

La protesta pública del concejal de Obras de Corcubión, José Ramón Rojo, y la intervención más de corte institucional del alcalde, Manuel Insua, que se reunió con el jefe de servicio de Infraestruturas, Felipe de la Vega, ha empezado a dar sus primeros frutos.

Por lo de pronto, el vigilante de Estradas, al ver la queja de Rojo en La Voz, ordenó que se desbrozara la peligrosa curva de la carretera de Fisterra en la zona de Marcos Canosa, para que se vea mejor su situación real y estudiar las medidas para mejorar su seguridad. No se trata, por tanto, como dice el alcalde, de que vaya a tener una solución inmediata, pero sí están trabajando en el asunto. De hecho, lo que hizo Insua fue reiterarle las peticiones que le había formulado hace dos años, que incluyen esa curva de Quenxe, pero también el paso de los peregrinos en la zona de A Marela y la reducción de velocidad al paso por el casco urbano. Aquí De la Vega desaconsejó las bandas rugosas por el ruido que hacen y las quejas supondría de los vecinos, y los emplazó a otra solución, como un radar de la velocidad, por lo que Insua lo abordará con Tráfico.

Además, Rojo tiene entre manos otros caballos de batalla. El principal, obligar a Naturgy (Fenosa) a que, tal como marca la ley, entierre el cableado de la calle Jorge Juan, recientemente reformada y con los tubos puestos, y que se retiren piedras y bloques de hormigón en Quenxe.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Infraestruturas desbroza la peligrosa curva de Corcubión y estudia una serie de mejoras