Ganancia de pescadores (en seco)


Lo de las tradiciones pueden llegar a confundirnos. Bien está que recordemos de dónde venimos, pero con la vista puesta en adonde vamos. Desde tiempos inmemoriales (más o menos) se recibe el verano con hogueras, para quemar lo viejo y comenzar una nueva etapa. Como costumbre que es no hay que tomársela al pie de la letra y menos ahora, que ya sabemos que hay cosas que no deben hacerse. Es verdad que los neumáticos, los plásticos, los muebles, la ropa o incluso el combustible usado e inservible pueden considerarse estorbos para el renacimiento del espíritu o el negocio, pero la noche del San Xoán o la tarde de San Pedro no está pensada para eso.

¿Andan los agentes del orden ciegos por el humo de las cachelas? Todavía para demasiados, estos días son una espita por la que colarse para deshacerse de lo que molesta, un río revuelto en el que pescar alegremente. Hay que tener claro que los pescados deben ser ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ganancia de pescadores (en seco)