El convenio de filialidad entre el Laracha y el Deportivo sigue en el aire

El presidente del club rojiverde no descarta que lo haya en un futuro


carballo / la voz

El Laracha firmó un convenio de filialidad con el Deportivo la pasada temporada por un período de un año. Una vez concluida la vigencia del mismo y con el Laracha descendido a Preferente Autonómica por el arrastre del Fabril al ser filiales, todavía no se sabe si se extenderá a la próxima campaña. El presidente del equipo rojiverde, José Manuel Ceide, Canito, comentó ayer: «Polo momento non hai nada». No quiso hacer más declaraciones al respecto. No obstante, aprovechó para puntualizar que, salvo el entrenador, el exjugador del Superdépor, Fernando Martínez, Nando, y el regreso del interior zurdo y, ahora también coordinador del fútbol base, Iván Patiño, no hay «ningunha fichaxe máis». Al menos, cerrada, pues el máximo directivo sí reconoció estar tratando la incorporación de varios futbolistas con sus respectivos clubes.

Por su parte, desde el departamento de prensa del Deportivo informaron de que todavía terminaron la temporada este domingo, de modo que será en los próximos días cuando traten estos temas. No obstante, apuntaron que un convenio de filialidad no exige obligatoriamente que los jugadores y el entrenador sean del club con el que se firma el acuerdo: «Todo depende de los puntos que se negocien», comentaron. Es el caso de Nando, que ahora no está ligado a la entidad blanquiazul.

De este modo, la incógnita de si la próxima temporada se verán pasar jugadores del Fabril por el municipal larachés se mantiene unos días más. Cabe recordar que de haber acuerdo y del Laracha hacer una buena campaña, si el Fabril no asciende a Segunda B, los rojiverdes no podrán regresar a Tercera División.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El convenio de filialidad entre el Laracha y el Deportivo sigue en el aire