«Queremos As Eiroas a reventar»

Fase de ascenso a Segunda B El Bergantiños tiene que remontar hoy (19.00 horas) un 2-0 en contra para acceder a la tercera eliminatoria del «play off»


Carballo / La Voz

Llego el día. Y también la hora: las siete de la tarde. El Bergantiños se juega hoy en 90 minutos (120 si hay prórroga) toda una temporada. El sueño de acceder a la tercera y definitiva eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda B pasa por la remontada frente al Villarrubia. Al cuadro rojillo solo le vale ganar, y hacerlo bien, con holgura. Y a ser posible, sin encajar. El 2-0 (goles de Fran Minaya y Arroyo) cosechado en la ida en Ciudad Real es un mal resultado, nefasto, pero no imposible de remontar. De hecho, el Bergantiños logró un 2-0 a favor en lo que va de temporada en cinco ocasiones (cuatro en liga y uno frente al Covadonga en la ida).

Pero más allá de las estadísticas, los de Miguel Figueira tendrán que lidiar con el aspecto anímico y emocional: «Les dije a los jugadores que hoy [por ayer] descansaran, que desconectaran, que mañana [por hoy] sería un día lleno de emociones, de tensión... Nos jugamos mucho», apuntó el preparador carballés, quien recordó su etapa como jugador: «Disputé varias fases de ascenso, gané un título... Estos partidos son muy especiales, intensos, de gran emoción, los vives y los disfrutas con una gran pasión. Para un futbolista o para un técnico de esta categoría jugar una fase de ascenso es lo máximo a lo que pueden aspirar y mañana [hoy] puede ser un día histórico para este club y para Carballo. Por eso, queremos un As Eiroas a reventar de aficionados. Necesitamos que nos ayuden, que apoyen a los jugadores, que estén con ellos, que no desfallezcan. Los jugadores ya están concienciados de lo que tienen entre manos, pero si el campo está lleno hasta arriba, mucho mejor», argumentó Figueira, quien considera que estos partidos también se juegan desde la grada: «En 90 minutos pasan muchas cosas, si nuestros seguidores nos ayudan tendremos mucho ganado», explicó el preparador carballés.

Pegada

Pero además de la ayuda desde la grada -la divina tampoco vendría mal- el equipo precisa de algo más que el buen juego desplegado en el partido de ida en Villarrubia. El Bergan pecó de falta de pegada, sobre todo en los primeros diez minutos de partido, y no anduvo fino en defensa en los momentos más inoportunos. También la suerte le fue esquiva al cuadro carballés en momentos puntuales. Pero la suerte, como decía Luis Aragonés, no existe: Existe la buena y la mala suerte. Por eso, el que más y el que menos cruzará hoy los dedos para que los goles que se les escaparon a Diego, Borja Facal y Cano en la ida, hoy entren en la portería castellano manchega. O que el rebote que en Villarrubia favoreció a Fran Minaya para batir a Cristopher, hoy le favorezca al cuadro rojillo.

Buenas sensaciones

En todo caso, las sensaciones que tiene el plantel con respecto a la vuelta son más que optimistas: «El trabajo prepartido está hecho. Analizamos el rival, cómo juega y las alternativas de juego en cada caso. Y en lo meramente táctico y anímico, el equipo está bien. Trabajó bien y está enchufado, sabiendo lo que se juega. La motivación está ahí y solo les he pedido a los jugadores que se concentren en el fútbol».

Miguel Figuera no quiso desvelar la táctica para el trascendental compromiso de hoy, por aquello de no dar pistas al contrincante. En todo caso apuntó que habra «variantes» tácticas y habló en clave «ofensiva» porque es evidente que para igualar la eliminatoria el Bergantiños precisa de dos goles.

Como apuntó Rubén Rivera a lo largo de esta semana, el técnico considera que hay que jugar con la cabeza, sabiendo que cualquier error en defensa puede ser mortal de necesidad. En cuanto al esquema a emplear, y visto lo visto a lo largo de esta temporada en partidos como los de hoy, no sería de extrañar que Figueira apostara por situar sobre el terreno de juego tres centrales, con dos carrileros que tendrían una doble función: apoyar en defensa cuando el Villarrubia ataque y participar en las tareas de creación y de desborde en el ataque. Y todo apunta a que el preparador optará por dos delanteros natos: Rubén Rivera, quien ya jugó unos minutos en la ida en Ciudad Real después de seis semanas en el dique seco por culpa de una lesión de rodilla, y Ekedi, que está cuajando un buen final de temporada. Miguel Figueira tiene a disposición a la totalidad de la plantilla, salvo Losada. El centrocampista sufre molestias en los abductores.

Por su parte, el Villarrubia viajará a Carballo con el mismo plantel que fue convocado en la ida. Y por lo que apuntaron en la directiva del Bergantiños, el cuadro blanquiazul vendrá a Carballo acompañado por entre 30 y 40 aficionados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Queremos As Eiroas a reventar»