El Estado gastará más de 250.000 euros en las elecciones en la Costa da Morte

Las personas que trabajan en las mesas más de 12 horas reciben al menos 65 euros

s. g.rial
Carballo / la voz

Algo más de dos euros por vecino. Eso es lo que cuesta, solo en gasto administrativo y tirando por lo bajo, poner en marcha toda la logística necesaria para la celebración de las elecciones locales del próximo domingo. En total, serán más de 250.000 euros la cantidad que la Administración General del Estado deberá desembolsar en los 16 municipios de Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, para hacer frente a contingencias tan variadas como la adecuación de los colegios electorales, el transporte de urnas, el montaje y desmontaje de cabinas o el pago de las dietas a los miembros de las mesas electorales.

Esta última es, precisamente, una de las partidas más costosas de cualquier proceso electoral. Ya no tanto por lo abultado del importe que reciben las tres personas que están al frente del punto de votación -65 euros por, como mínimo, doce horas de trabajo- sino porque serán casi medio millar de vecinos los que ocuparán este puesto en alguna de las 174 mesas que se constituirán en la zona. Hubo cerca de 190, pero con los años han ido a menos por el descenso de población. A los casi 35.000 euros para pagar su trabajo ese día hay que sumar los gastos derivados de su cobertura por parte de la Seguridad Social durante toda la jornada y el coste de las cinco horas de reducción de jornada a la que tienen derecho el día después de los comicios.

Importante partida, en términos económicos, es la de los representantes de la Administración, un desembolso de más de 26.000 euros (150 por persona) para las arcas del estado. Estos delegados institucionales, normalmente funcionarios municipales, son los encargados del traslado de las urnas, cabinas y todo el material de votación así como de comunicar la correcta constitución de la mesa a la que están asignados, los avances de participación a las 14 y 16 horas y el resultado del escrutinio.

La normativa establece igualmente pagos para los secretarios municipales -actúan como delegados de las juntas electorales de zona- que varían en función del número de mesas electorales constituidas en su municipio. En este sentido, los que tengan menos de diez mesas percibirán 766 euros mientras que los que superen esa cantidad percibirán 852.

Además del personal adscrito a los ayuntamientos, también se movilizarán, y por tanto percibirán dinero por su trabajo, los funcionarios de la Administración de Justicia.

Jueces

Así, por ejemplo, los jueces de primera instancia o de paz percibirán una indemnización de 52,93 euros, más los gastos de locomoción que les ocasione el desplazamiento hasta el lugar donde deben entregar la documentación electoral tras el cierre de la mesa. Los sueldos más elevados se los llevan el presidente y el secretario de la junta electoral de zona que percibirán 2.982 y 2.769 euros, respectivamente, por su trabajo durante todo el período electoral. Los vocales percibirán, por su parte, entre 766 y 1.278 euros.

A todo esto, hay que sumar también la participación de funcionarios dependientes de otras Administraciones o entidades para las que no hay habilitada una partida específica, pero cuya intervención es imprescindible y, por tanto, también debe ser remunerada. Se trata de los carteros -se encargan de entregar los votos por correo y llevar los sobres con las actas de cada mesa a la junta electoral de zona- y de los cuerpos y fuerzas de seguridad que velan porque no haya incidentes durante todo el proceso electoral.

Un censo de poco más de 95.000 vecinos

Este domingo están llamadas a la urnas 95.027 personas en los 16 municipios de la comarca. Hace cuatro años, en el 2015, el censo era de 98.238 vecinos mayores de 18 años. Desde hace más de dos decenios no para de bajar, en correspondencia lógica con el descenso de los empadronados totales, que rondan ahora los 110.000. Las personas con derecho al sufragio en el 2011 era de aproximadamente 103.000.

Justo lo contrario ocurre con los emigrantes de la comarca, que logran un nuevo récord histórico (se consigue en cada elección que pasa): 33.751 personas. Una cifra muy elevada, que representa más del 20 % de toda la provincia, pero que a efectos prácticos no vale de nada ya que, conforme de dificultoso está ahora el procedimiento para votar desde el extranjero, son muy pocos los que lo hacen. Las únicas reacciones de protesta son algunos comunicados, anuncios políticos de que hay que volver al sistema anterior y comentarios en las redes sociales, pero nada más. La importancia que tuvieron hasta hace cuatro mandatos se ha perdido por completo.

Los partidos con representación recibirán 54 céntimos por cada voto conseguido

Si alguna vez se preguntó qué valor tiene su voto, sepa que en términos puramente económicos es de 54 céntimos. Esta es, al menos, la cantidad que percibirán los partidos políticos por cada sufragio que obtenga en las elecciones del 26 de mayo, siempre y cuando hayan logrado al menos un acta de concejal en ese ayuntamiento.

Las formaciones que concurran a los comicios del domingo tendrán derecho igualmente a cobrar 270,90 euros por cada edil que obtengan, y una subvención que puede llegar a los 21 céntimos por elector con el fin de para sufragar los gastos derivados del envío de propaganda electoral.

Este último aspecto está condicionado, sin embargo, a que la formación haya presentado listas en, por lo menos, la mitad de los municipios de más de 10.000 habitantes de la provincia -21 en total- obteniendo representación en, como mínimo, la mitad. Este requisito impide que las agrupaciones de electores, los partidos independientes o aquellos de ámbito puramente local puedan acceder a la subvención.

Una bendición

Nada hay gratuito. El coste de unas elecciones puede hacer dudar o alimentar críticas. Sin embargo, la democracia es lo más barato que existe. Cuando no había comicios municipales, los concellos estaba mucho más atrasados, los servicios brillaban por su ausencia y los consistorios eran nidos de caciques mangoneados siempre por los mismos. Los ayuntamientos democráticos son una bendición.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Estado gastará más de 250.000 euros en las elecciones en la Costa da Morte