El ascenso a DHP de balonmano, un sueño roto para el Calvo Xiria

«Todavía estoy con un desasosiego importante», dice el entrenador, Fernando Vázquez


carballo / la voz

Fue un fin de semana muy intenso para el Calvo Xiria que comenzó ya el jueves con la partida hacia Avilés (Asturias) para disputar la sexta fase de ascenso del club a División de Honor Plata de balonmano (la cuarta consecutiva). Resultó ser, también, la campaña en la que más esperanzas había puestas en lograr el salto histórico de categoría debido a los potentes fichajes que reforzaron la plantilla, ya de por sí talentosa. Y el equipo carballés consiguió llegar muy lejos en tierras asturianas. Para empezar, el hecho de llegar a la tercera y última jornada de la liguilla de ascenso dependiendo de sí mismo para conseguir la proeza, algo insólito hasta el momento. Con todo, no logró su objetivo. Un sueño roto para los bergantiñáns.

Así lo expresó ayer el entrenador Fernando Vázquez: «Personalmente, todavía estoy con un desasosiego importante porque a principio de temporada con las nuevas incorporaciones que nos iban a dar un plus había muchas esperanzas puestas para conseguir esa posibilidad de ascenso», comenzó diciendo, a lo que añadió: «También es cierto que, luego, a lo largo de la liga, un fichaje como Iván Amarelle tuvo problemas físicos que no le permitieron dar el cien por cien sobre la pista».

Sobre el último partido contra el Sarriá (31-22) que los privó de lograr algo épico, expresó: «Nos encontramos con un equipo superior que solo seríamos capaces de superar en un día pletórico nuestro y fatal de ellos. Aun así, lo intentamos. E incluso nos pusimos por delante. Pero su capacidad física y su buen juego se fueron imponiendo. Probamos con muchas variantes defensivas, pero supieron adaptarse».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El ascenso a DHP de balonmano, un sueño roto para el Calvo Xiria