El exceso de bajos comerciales daña la imagen de los centros urbanos

La oferta de locales en alquiler se ha disparado en los últimos años en la zona


carballo / la voz

El cambio en los hábitos de compra, al alto precio de los alquileres y el exceso de oferta están haciendo que en los últimos años se haya disparado el número de locales vacíos, lo que daña la imagen de los centros urbanos. La situación es peor en las localidades con larga tradición comercial, como es el caso de Cee, Baio o Carballo, donde, sin embargo, el año pasado aumentó el número de solicitudes de apertura y el número de establecimientos dados de alta en el IAE se mantiene.

El concejal de Promoción Económica, Xosé Regueira, exhibe datos positivos, pero lo cierto es que un paseo por las calles más comerciales pone en evidencia la cantidad de locales que han quedado vacíos, una tendencia que se incrementa a medida que crece en trabajo de paquetería de Correos, cada vez más elevado, según los propios trabajadores.

El asunto ha entrado en la campaña electoral, sobre todo en Cee, donde los candidatos no quiere un pueblo de «se alquila». La cuestión es que el problema no se centra en la Costa da Morte sino que se trata de un cambio sustancial que provoca no pocos problemas. Uno de ellos es la falta de vida en las calles. En las tiendas cerradas no hay luz y las medidas de ahorro energético añaden un punto mortecino a la falta de actividad comercial.

Curiosamente, mientras el comercio minorista se estanca, aumenta la oferta de los establecimientos de mayores dimensiones, de grandes cadenas.

En detalle

Viviendas. Desde hace muchos años, por elección de un tipo de urbanismo, la planta baja de la mayor parte de los edificios está dedicada a la actividad comercial. En los planeamientos no hay nada que impida que los espacios a pie de calle sean viviendas. La arquitecta del Concello de Carballo confirmó que se están dando casos de reconversión de locales en domicilios, pero no es muy frecuente. Suele ser complicado por las exigencias sobre la luz natural, entre otros asuntos, pero se hace. Inma Arán, de la inmobiliaria Arquitec de Carballo, señala que lo habitual era tener un espacio comercial en el bajo porque se alquilaba. Ahora ya no es así. De hecho, sobran tiendas y faltan viviendas. Ya no es negocio tener un bajo.

Gastos. De Elías Asesores, en Baio, señalan que aunque los alquileres no sean muy altos, resulta muy complicado alquilar en determinadas zonas como Ponteceso, Corme o incluso Baio. Por poco que cueste la renta hay que sumarla a otros gastos fijos, sobre todo de agua y luz. En determinados negocios las facturas son enormes. Hay que pagar impuestos y, sobre todo, la cuota de autónomos, que ya se lleva al menos 300 euros mensuales. Calculan que por pequeño que sea el negocio, los gastos fijos rondan los 1.000 euros. Muchos negocios cierran a los pocos meses.

Rebajas. En los últimos meses se están detectando rebajas en el precio de los alquileres, algunas de ellas importantes, pero buena parte de los establecimientos cerrados están en manos de personas que no precisan el alquiler. Sin embargo, la cantidad de oferta que hay actualmente ha hecho que se deprecien los locales en toda la zona.

Ferias. Mantienen en pie mucho comercio, sobre todo en Carballo y Cee. Los domingos son buenos días de venta.

Entre tendencias y errores

La gran trampa está en el comercio por Internet: que te traigan a casa o al trabajo lo que puedes tener en una tienda de barrio. En parte se ha roto el intercambio comercial en el vecindario, lo que va en detrimento de la vida en pueblos y pequeñas ciudades. No es un secreto tampoco que en muchos lugares hay exceso de locales comerciales, una tendencia urbanística que no tuvo control. Todos los bajos son susceptibles de ser locales. Lo cual también es un error.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El exceso de bajos comerciales daña la imagen de los centros urbanos