La red viaria carballesa supone un lastre para las grandes empresas

Algunos transportes deben dar un rodeo de 40 kilómetros para llegar a Santiago


carballo / la voz

Las grandes empresas de Carballo dependen en buena medida del transporte por carretera, tanto para abastecerse como para atender a sus clientes. Solo en el polígono de Bértoa están censados más de 300 camiones de más de 20 toneladas, por lo que todos ellos tienen prohibido el paso por las calles de la capital de Bergantiños. El caso es que la inmensa mayoría de las decenas de transportes que circulan a diario por Carballo deben hacerlo en mayor o menor medida por vías urbanas. La alternativa es un rodeo de 40 kilómetros y media hora más por trayecto. Teniendo en cuenta que, por ejemplo, Gallega de Mallas realiza una media de entre 18 y 20 viajes diarios, el coste añadido no hace más que poner palos en las ruedas a la rentabilidad, más si se tiene en cuenta que al parque empresarial no ha llegado todavía un servicio tan básico como el gas natural.

La falta de una circunvalación para unir el norte y el sur supone un grave lastre para las empresas situadas en el polígono, pero incluso las que están en otros emplazamientos, como Conservas Calvo o Aislamientos San Juan, se encuentran con las mismas dificultades.

Esta infraestructura, prevista desde hace 25 años, es la principal demanda de los empresarios porque la ruta que deben hacer la mayor parte de los camiones pasa por la mayor zona escolar y deportiva, no está señalizada e incluye al menos seis giros de 90 grados.

Una de las infraestructuras más rentables

Si la necesidad de una circunvalación está clara y más que justificada, su rentabilidad aún resulta más fácil de justificar. Si todas las empresas del polígono se repartieran los 15 millones de euros que cuesta el proyecto, solo tendrían que poner 284 euros diarios para financiarla. En muchos casos, el gasto en tiempo, combustible, peajes y sueldos que supone dar un rodeo es mucho mayor.

Para el Concello de Carballo, el continuo tráfico pesado por las calles implica un mayor mantenimiento de las infraestructuras viarias. Poco tiempo después de terminada la reurbanización del entorno de la zona escolar y deportiva de O Chorís, ya se hizo evidente en el pavimento el paso constante de camiones. No fue posible hacer una rotonda en la confluencia de Vila de Corcubión con la avenida de Bergantiños y la prolongación de la Vila de Noia acumula desperfectos.

A nivel de seguridad vial, la rentabilidad es inmensa porque en estos momentos el tráfico pesado supone un importante riesgo tanto para los peatones como para los turismos. En la zona de O Ferradal y O Chorís hay atascos constantes, camiones que se pierden y daños en los coches estacionados.

Incluso para la Xunta, la circunvalación supondría más beneficios que otras inversiones en infraestructuras. A pesar de que estaba también en el plan Move, la circunvalación quedó pendiente, pero no las sendas peatonales. Ahora se puede ir cómodamente en bici o andando al polígono, pero un tráiler debe ir hasta Culleredo para ir de Bértoa a Santiago, con la pérdida para el autónomo, la empresa y la naturaleza.

Reacciones

Gallega de Mallas: De Bértoa a Compostela por Ledoño y Ordes

Gallega de Mallas realiza entre 18 y 20 viajes diarios con camiones de gran tonelaje, de unos 16 metros de largo. Se trata de transportes a cargo de empresarios autónomos que en su gran mayoría evitan el casco urbano de Carballo utilizando la AG-55, pasando por Ledoño (Culleredo) y Ordes para llegar a Santiago. Se trata de camiones que llevan unas 40 toneladas de peso. 

Aislamientos San Juan: Cinco grandes vehículos cada mañana para Vigo 

Desde Aislamientos San Juan, en Bértoa, salen cada mañana cinco trailers con destino a Vigo y a lo largo de la jornada se hacen otros tres o cuatro viajes también de cara al sur. La empresa tiene seis camiones de casi 19 metros de longitud, que deben maniobrar por O Ferradal y O Chorís y superar dos rotondas antes de poder enfilar la carretera de Santiago, donde tampoco faltan los problemas.  

Conservas Calvo: El mayor problema es la rotonda de A Milagrosa

Desde el departamento de logística de Conservas Calvo informan de que la fábrica tiene un movimiento diario de unos 20 camiones de 24 toneladas. La mayor parte del tráfico es de producto terminado con destino a A Coruña, pero llegan muchos transportes procedentes del sur, de la zona franca de Vigo, Marín o A Pobra. En este caso, el principal problema es la rotonda de A Milagrosa. 

Acersa: Dos transportes diarios de ferralla hacia el sur

Acersa, que está en el polígono de Bértoa, tiene dos vertientes. La ferralla exige dos camiones diarios cara a Santiago. Son vehículos pesados, pero de caja abierta. En el caso de las casas Cube, lo que se utiliza es un transporte especial y no hay una periodicidad establecida, depende de la demanda. En todo caso, el servicio está subcontratado, por lo que no suele dar problemas. 

La gran debilidad

La movilidad del transporte industrial de Carballo tiene los pies atados en las comunicaciones con Santiago. Es como una condena invisible, una penuria real que se manifiesta en los informes contables y el peligro real para los demás usuarios de las vías. Las empresas están pagando un peaje especial, el de la carencia de una infraestructura imprescindible, la ronda sur. La continua evolución del polígono no hará otra cosa que agravar el problema. El tráfico pesado se asfixiará y agravará la seguridad para los usuarios de las rutas urbanas. Es la gran debilidad de Carballo y de toda la comarca.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La red viaria carballesa supone un lastre para las grandes empresas