Los puestos de la Guardia Civil de la Costa da Morte tienen sin cubrir 10 plazas

SEGURIDAD | La quinta compañía está al 87% del plantel; la media en la comandancia es del 91%


Carballo / la voz

«El puesto de Muxía llegó a tener adscritos entre 12 y 15 agentes, ahora son solo 6, sin incluir a los dos compañeros de baja. Los mismos llegó a haber en Vimianzo en sus buenos tiempos. En Carballo hubo 60 guardias civiles y ahora son unos 52. Esa es la realidad». La denominada Costa da Morte vacía afecta a muchos ámbitos y servicios, entre ellos, la Guardia Civil.

La quinta compañía, con base en Carballo, tiene puestos repartidos en A Laracha, Ponteceso, Vimianzo, Laxe, Malpica, Camariñas, Corcubión, Muxía y Carballo, que suman unos 140 uniformados. Pues bien, según el catálogo de personal, en la actualidad hay diez plazas sin cubrir: 4 en Carballo, 2 en Corcubión y 1 en Muxía, Vimianzo, Ponteceso y Malpica, toda vez que la vacante de Camariñas quedó cubierta en el mes de abril.

Según estos datos, la quinta compañía se encuentra en la actualidad en torno al 87?% del total de la plantilla, cuando la media en el conjunto de la Comandancia de A Coruña ronda el 91?%. En el caso de la capital de Bergantiños son 4 puestos sin habilitar. La orden general que regula los destinos y las vacantes quedó anulada por orden judicial y, por tanto, no se pudieron cubrir «y estarán así por lo menos un año», apuntaron varios uniformados.

En lo que respecta a Vimianzo, Malpica y una de las dos plazas de Corcubión, lo que ha sucedido es que los responsables de la Guardia Civil crearon en su día el equipo ROCA, un área de investigación para las comarcas de Soneira y Fisterra. Los agentes siguen adscritos, oficialmente, a sus tres puestos de origen aunque en realidad no ejercen labores propias de seguridad ciudadana, toda vez, que son los encargados de la investigación de delitos. «Es decir, que, en la práctica, no se han cubierto esas plazas en Vimianzo, Corcubión y Malpica», señalaron varios agentes.

Bajas, permisos y comisiones

A estas diez plazas sin cubrir hay que sumar los agentes que se encuentran de baja laboral, como los dos de Muxía por la supuesta agresión sufrida hace unos días, los que están de comisión de servicio en otros puestos, los que están de permiso por causas propias o los que disfrutan de sus vacaciones. Y el problema, a diferencia de lo que sucede en otras áreas de la Administración, es que estos puestos no se pueden cubrir ni siquiera de forma temporal, tienen que tener el visto bueno de Interior.

El resultado es que un fin de semana normal, y por término medio, hay para los 16 concellos de la comarca, tres patrullas, «una en Carballo, otra, por lo general para la comarca de Bergantiños, y una tercera para cubrir Soneira y Fisterra», criticaron varios agentes.

El mínimo de personal para cubrir un servicio es de dos agentes, «aunque se tiene dado el caso de ir tres agentes en un mismo coche patrulla para cubrir una pila de concellos, sobre todo los fines de semana, que es cuando más movimiento e incidencias suele haber».

Pocos refuerzos

El único refuerzo existente en la Costa da Morte es la Usecic (Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia). Tiene como objeto dar respuesta rápida a cualquier tipo de incidencia que pueda surgir, especialmente las relacionadas con la seguridad ciudadana. Pero claro, esto es la Costa da Morte y si se produce una grave reyerta en Camariñas, Muxía o Corcubión y la Usecic se encuentra en A Coruña, el tiempo de respuesta ronda 40-50 minutos desde que se produce el aviso. Y eso que, por suerte, ahora hay autovía en la Costa da Morte.

El catálogo de personal es del año 2010 y está sujeto a tasas de población y de delincuencia

La Guardia Civil se rige por lo que los agentes denominan el catálogo de personal, una especie de relación de puestos de trabajo (RPT) del instituto armado. El que está en vigor es del año 2010 y se rige básicamente, según apuntaron varios agentes, por dos criterios: «Población y tasas de delincuencia». El primero es obvio, la cifra de habitantes va a menos en la Costa da Morte, pero aun así hay 111.000 vecinos censados en la zona.

El segundo parámetro son las tasas de delincuencia. Y mientras en la Comandancia y en la Subdelegación del Gobierno hablan de unos años de caídas de las estadísticas, salvo en los delitos relacionados con las estafas telemáticas, los datos del Ministerio del Interior parecen indicar otra cosa bien diferente. Como ejemplo, los publicados para Carballo en el año 2018. Así, el pasado ejercicio se contabilizaron 1.098 infracciones penales, frente a las 947 registradas en el año 2017, es decir, un repunte del 15,9%.

Sin reposición

La Costa da Morte es un espacio tranquilo. Salvo los días en los que a los narcos se les ocurre hacer una descarga que nadie controla o a una banda se pone a encadenar una carrera de asaltos nocturnos a establecimientos sin que nadie les pueda poner freno. Esto sin contar peleas en fiestas, ancianos desaparecidos u otros sucesos preocupantes. La comarca también se vacía cuando pierde guardias paulatinamente y no se reponen.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los puestos de la Guardia Civil de la Costa da Morte tienen sin cubrir 10 plazas