Corme, la capital del arte rupestre

Una nueva estación de petroglifos de As Forcadas se suma al amplio repertorio de A Fieiteira, A Regadiña y O Petón


carballo / La Voz

A Fieiteira, O Petón da Campaíña y A Regadiña son como tres salas de un gran museo de arte rupestre en el promontorio cormelán. Es el más amplio de la Costa da Morte. Ahora hay que añadirle cuatro paneles más en el paraje de As Forcadas. El colectivo A Rula, un grupo de estudiosos y divulgadores de estas manifestaciones artísticas prehistóricas, examinó la nueva estación dada a conocer recientemente por el polifacético local Suso Lista y destaca la importancia de esta nueva estación con motivos que encuadra en el Grupo Galego de Arte Rupestre Prehistórica. Y es así porque, según expone, contienen una combinación de anillos concéntricos, «xunto con outros máis atípicos, pero comúns a outras estacións do promontorio de Corme, os escaleiriformes, cruciformes e círculos con cruces inscritas».

Destaca A Rula la labor llevada a cabo por departamento de Patrimonio del Concello para limpiar, señalizar los accesos y divulgar todos estos recursos. En cuanto al petroglifo de As Forcadas, que pudiera haberle dado nombre al paraje, se halla en un «afloramento granítico» que ocupa unos 10 metros cuadrados y está a 600 metros de A Fieiteira.

Divide la estación en cuatro paneles. En el primero hay 16 huequecitos redondeados, un círculo con «coviña» central, así como «outros sucos que poderían conformar outros deseños agora case irrecoñecibles debido á erosión». El segundo panel es el que más motivos conserva, aunque está muy gastado. El principal es una combinación formada por dos círculos concéntricos y una oquedad central. Además incluye una serie de formas similares a las de A Fieiteira, como son los motivos de escaleriformes, alguno de hasta 46 centímetros de largo; círculos simples con cruces y varios cruciformes, de hasta 32 centímetros. Estos últimos presentan una forma «que recorda ao dunha forcada, polo que podería deducirse que estamos ante a causa deste mocrotopónimo». Otros presentan diseños más complejos y hay más «coviñas».

En el panel tercero, en la parte central del afloramiento, hay dos cruces con hueco en el extremo superior y dos cavidades más. En el cuarto se han detectado varias figuras en una laja muy erosionada. Lo que sí exponen es que en el conjunto de la estación hay figuras elaboradas «con distintas técnicas» y en varias etapas. Y podría haber más bajo tierra. Como A Fieiteira, la estación está en el límite de las parroquias de Corme Porto y Corme Aldea.

Un capitel tirado en una playa entre las piedras y la arena

Los de A Rula inspeccionaron también, en compañía del edil Carlos Penedo, la playa de A Ermida, donde entre piedras y arena está abandonado un capitel de «boas dimensións» que, supuestamente, formaría parte de una «columna acaroada». Presenta decoración vegetal simple, con hojas lisas de grandes dimensiones, en las tres caras esculpidas y un collar semicircular en la base.

Una inscripción reutilizada en la capilla de San José

Los miembros de A Rula también examinaron una inscripción en latín de la capilla de San José y San Francisco. Gracias a un estudio fotogramético se ha podido deducir que pone: «Todos morremos no Señor, como levados na augua que flúe polo seu cauce. No ano do Noso Señor de 1686. Xesús Cristo Reinante». Pudo haber formado parte de la pared de un camposanto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Corme, la capital del arte rupestre