El Luís Calvo se quedó a las puertas de la fase final del torneo internacional alevín de Arousa

Cayó en el partido decisivo contra el Cambados en la tanda de penaltis (1-1)


Carballo / La Voz

El Luís Calvo hizo un gran papel en el torneo internacional alevín Arousa Fútbol 7 (AF7). No obstante, como expresó ayer el entrenador, el coruñés Joaquín Rama Vara, «a sorte final non nos sorriu». El equipo de Carballo cayó en el partido decisivo para conseguir una de las dos plazas posibles que conducían a la fase final del torneo, en mayo y junio, contra los mejores clubes de España y Europa. Firmó el empate a un gol contra el Cambados, luego de a los dos minutos del inicio del juego marcar en propia meta. Pero no sacó nada en positivo en la tanda de penaltis.

No obstante, es una posición más que digna, teniendo en cuenta que quedó entre los mejores conjuntos de los cuarenta que formaban el grupo A de la fase previa. En total, participaron ochenta planteles.

Fueron dos días muy intensos para los carballeses. La arraigada competición celebrada por vez primera este año en A Senra, Ribadumia, arrancó a las 9.00 horas del Jueves Santo y se extendió hasta cerca de las doce de la noche del viernes. En el día de ayer y hoy continuó la segunda de las fases previas.

El equipo de Joaquín Rama, que lleva más de un decenio en las Escolas Luís Calvo, se enfrentó, primero, a sus rivales de subgrupo, el F. Ganaron al Bertamiráns B por 5 a 0, al Barbadás por 1 a 3 y al Victoria B por 0 a 2, en tanto que perdieron contra el Cambados por 0 a 2.

Una vez en cuartos de final, les tocó «o mellor equipo do torneo», apuntó el míster: el Pabellón A. El encuentro finalizó con empate a un gol, pese a los rojillos ser mejores con numerosas ocasiones de cara a la portería. Fue en la tanda de penaltis cuando lograron el pase a semifinales.

En la siguiente eliminatoria se toparon con el Montañeros. Luego de adelantarse 2 a 0 y de realizar un buen partido, ganaron por la mínima: 3-2. Fue en la final, la primera de las dos del torneo, cuando el Luís Calvo acarició el milagro, pero la poca fortuna le tronzó el sueño.

Los carballeses Diego Rama, David Queijo, Mateo Añón, Bruno, Dani Rodríguez, Hugo Pensado, Hugo Rey, Eli, Terín, Rubén, Elena y Joel, además de Fabián, de Malpica, y Sergio Añón, de A Laracha, son los protagonistas de esta proeza. Todos ellos, alevines de segundo año, salvo David Queijo. La afición rojilla, sobre medio centenar de familiares, también jugó un papel importante.

«A sensación coa que me quedo é a de ter feito un bo torneo. O equipo foi de menos a máis, superando moitos contratempos contra conxuntos superiores. Estou orgulloso dos nenos, que tiveron un comportamento e unha actitude incribles», sentenció el entrenador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Luís Calvo se quedó a las puertas de la fase final del torneo internacional alevín de Arousa